Embargan 1.000 hectáreas de héroe en un presunto caso de homonimia

Mil hectáreas del inmueble de un héroe del Chaco, ubicado en Fuerte Olimpo, fue embargado en 1999 sin que el afectado se enterara. Se trataría de un caso de homonimia, aunque algunos detalles del expediente son sumamente sospechosos.

Portón de acceso a la propiedad de 2.000 hectáreas, de los cuales 1.000 fueron embargados.
Portón de acceso a la propiedad de 2.000 hectáreas, de los cuales 1.000 fueron embargados.

FUERTE OLIMPO, Dpto. de Alto Paraguay (Carlos Almirón, corresponsal). El excombatiente de la Guerra del Chaco (1932-1935) Silvio Ayala falleció en el año 2003 sin saber que en el año 1999 el entonces juez de primera instancia en lo Civil y Comercial de Asunción Silvino Delvalle Ramírez resolvió el embargo de 1.000 hectáreas de su propiedad que en total tiene 2.000 hectáreas ubicada en este distrito. La medida fue para regulación de honorarios profesionales del abogado Jaime Peña que representaba entonces a la Financiera Chaco en una demanda por deuda.

Los herederos del benemérito descubrieron la existencia del fallo 18 años después, cuando en el año 2017 iniciaron un proceso de sucesión de las 2.000 hectáreas. Los detalles resultan increíbles y la negligencia en el manejo del expediente es más que sospechosa.

En el proceso salta en los archivos de la Dirección General de los Registros Públicos la resolución judicial del año 1999 en la que se dispone el embargo de 1.000 hectáreas favor del abogado Jaime Peña en concepto de pago de honorarios profesionales por trabajos realizados en el expediente Financiera Chaco C/ Silvio Raúl Ayala y Filomena Ruiz de Ayala sobre ejecución hipotecaria por un monto de más de G. 7 millones.

“A partir de entonces comenzó nuestro calvario, ya que mi abuelo casi nunca salió de esta comunidad chaqueña, atendiendo su avanzada edad y su delicado estado de salud. Por lo mismo jamás pudo haber contraído deuda alguna y menos aún con una financiera”, expresó María Suárez Ayala, nieta del excombatiente.

PUBLICIDAD

Accedimos a la carpeta judicial en la cual se sindica a una persona de nombre Silvio Raúl Ayala y su esposa Filomena Ruiz de Ayala como los supuestos demandados por la citada financiera. En la carátula ya existen datos que difieren con los del excombatiente olimpeño, ya que su nombre es Silvio Ayala (tiene solo un nombre y un apellido) y su esposa, quien falleció en el año 1985, se llamaba Fidencia Salazar de Ayala. Estos detalles se le escaparon al entonces cuestionado juez Delvalle Rodríguez.

“Con dicha documentación en manos ratificamos ante la justicia que no se trata de mi abuelo, ya que él solo tenía un nombre y un apellido, Silvio Ayala. En tanto, su esposa, mi abuela, se llamaba Fidencia Salazar de Ayala”, dijo.

Indicó que al parecer hubo confusión por homonimia.

“Mi abuelo falleció en el 2003 y mi abuela en el año 1985, por lo que jamás pueden ser las personas sindicadas en la carpeta judicial”, indicó.

PUBLICIDAD

Explicó que solicitaron la nulidad del embargo con la presentación de toda la documentación necesaria, como los documentos de identidad de su finado abuelo. Sin embargo, no consiguieron su objetivo.

Dijo que sospechan de la existencia de una rosca judicial, ya que el recurso de nulidad planteado fue rechazado el 16 de agosto del año 2019 por el juez de primera instancia en lo civil y comercial del segundo turno Arnaldo Martínez Rozzano. Apelaron y 9 de marzo del año 2020 el tribunal de apelación en lo civil y comercial segunda sala integrado por los jueces Guido Cocco, Juan Carlos Paredes y María Sol Zuccolillo Garay declaró improcedente el incidente de levantamiento del embargo y confirmó la sentencia de Martínez Rozzano.

El colegiado argumenta que el recurrente, Enrique Carmelo Ayala Zalazar (hijo de Silvio Ayala +), no es parte del juicio, la no presentación de documentos de identidad o certificado de nacimiento de Silvio Ayala y Silvio Raúl Ayala Rodríguez para probar que se trata de homonimia. Asimismo, alega que el heredero “no ha recurrido por la vía oportuna para así acreditar lo sostenido, resultando de esta forma totalmente improcedente dicho incidente”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD