Confort de aves es fundamental para lograr mejor resultado final

Para producir pollos parrilleros, la nutrición es fundamental; sin embargo, el confort de los animales va de la mano con la nutrición. El Ing. Zoot. Javier Ni- rich Joerissen, asesor técnico de producción animal de Oleaginosa Raatz SA, explica al respecto.

Ing. Zoot. Javier Nirich, de Oleaginosas Raatz S.A.
Ing. Zoot. Javier Nirich, de Oleaginosas Raatz S.A.

Si a las aves no se les ofrece el confort necesario, tenemos comprometida gran parte de la productividad. En animales de genética se busca cada vez más el controlar todos los factores posibles de la crianza para llegar a una máxima eficiencia final, empezó diciendo el ingeniero Nirich.

El confort es más que buenas instalaciones

El profesional explicó sobre el tema del confort para las aves, que “en realidad la comodidad va mucho más allá que una buena temperatura. Tenemos 5 libertades de la producción animal que debemos respetar: 1) Libres de hambre, sed y desnutrición; 2) Libres de miedo y angustia; 3) Libres de incomodidades físicas y térmicas; 4) Libres de dolor, lesiones o enfermedades; y 5) Libres para expresar las conductas propias de su especie. En la avicultura, utilizando tecnología se busca automatizar al máximo posible las instalaciones para cumplir con estos requisitos. Los colaboradores van observando cualquier indicio de incomodidad y ante alguna situación de este tipo se encuentran capacitados para cambiar las configuraciones de sistema”.

Pueden ganar, pero más rápido

Como la genética animal se va mejorando anualmente alrededor de un 3% en todos sus factores como, por ejemplo, la conversión alimenticia, rusticidad, y por sobre todo la ganancia de peso, manteniendo a las aves confortables logramos acompañar el mejoramiento de estos índices, lo cual se traducirá en beneficios económicos inmediatos. Por ejemplo, tendremos por cada 1.000 pollos en producción unos 300 kilos más de peso vivo para venta y un ahorro en consumo de alimento balanceado de 750 kilogramos. Estos serían números base comparados con una producción avícola convencional.

Manejos recomendados

En la producción de “Pollos Real” se busca trabajar como un equipo. Los productores son entrenados junto a sus colaboradores de tal forma a ser lo más eficiente posible, en cada periodo se generan reuniones donde se analizan los números y se verifican dónde no se ha sido eficiente para corregirlo en el siguiente periodo.

Entre los errores más comunes citó la desatención en la regulación del equipamiento como comederos y bebederos, lo cual genera desperdicio de alimento y agua.

El alimento es el 60% del costo de producción, por ello se precisa de mucho énfasis a que todo el alimento que llegue a granja sea consumido por las aves, expresó el ingeniero. “Aquí en nuestra industria, con el alimento balanceado Indabal, enviado a nuestras granjas integradas, conocemos exactamente el costo que representa la nutrición dentro de la producción animal, por ello ponemos mucho énfasis en que las cosas se hagan correctamente”, apuntó.

Modernizarse para ganar

Finalmente le consultamos al Ing. Javier Nirich, si el productor que se moderniza ganará más dinero, a lo que respondió: “la producción con un manejo manual tiene la tendencia a desaparecer en el caso que sea una producción intensiva. Anualmente las situaciones del mercado nos obligan a adaptarnos a nuevas condiciones de producción, así que aquellas granjas con un manejo manual se irán adaptando también a los cambios. Primeramente con el factor de mercado ya mencionado, y segundo, porque los costos de producción de un sistema manual son muy altos en relación al beneficio obtenido, por tanto creemos que ese es el camino”.