Cocaína incautada en Villeta ya pesa 2.331 kilos y pasa a ser nuevo récord

La incautación récord de cocaína en Paraguay, ocurrida el lunes último en el puerto Terport de Villeta, fue precedida por otra megaincautación materializada hace cuatro meses en el puerto de Amberes, Bélgica. El papel de la DEA de Estados Unidos fue fundamental para conectar a los importadores europeos con los exportadores sudamericanos.

A falta de la revisión completa en el puerto Terport de Villeta, la carga de cocaína encontrada llega a 2.331 kilos, aunque podría llegar a tres toneladas.
A falta de la revisión completa en el puerto Terport de Villeta, la carga de cocaína encontrada llega a 2.331 kilos, aunque podría llegar a tres toneladas.

Los 2.331 kilos de cocaína requisados por la Policía Nacional en el puerto privado Terport SA, que queda a 15 kilómetros del centro de Villeta y a 45 kilómetros del centro de Asunción, se consolida como el mayor decomiso de esa clase de droga en la historia del país, superando los 2.190 kilos descubiertos por la Senad el 6 de febrero de 2010 en Yby Yaú y a los 1.748 kilos confiscados por la misma institución antidrogas el 9 de noviembre de 2012 en La Paloma del Espíritu Santo.

El hallazgo de este enorme alijo sucedió mediante la alerta que hizo la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA), que a su vez se interesó en el decomiso de 3.400 kilos de cocaína concretado por la Policía Marítima entre la noche del 25 y la madrugada del 26 de junio de este año en el puerto de Amberes, en Bélgica, uno de los principales de Europa.

Aquella vez fueron detenidos cinco jóvenes holandeses, de entre 18 y 26 años de edad, justamente mientras recuperaban los paquetes de cocaína que estaban ocultos en centenares de bolsas de carbón vegetal que arribaron a una de las estaciones del puerto en un buque que zarpó de Paraguay.

Así como ahora, la droga requisada en junio en Bélgica llevaba el sello distintivo de su país de origen, Bolivia.

El grupo que adquirió la mercancía en Europa tiene su centro de distribución en Holanda. De hecho, la misma organización ya había perdido en el mismo puerto de Amberes a otros ocho miembros y un embarque de más de 4.200 kilos que salió de Uruguay, solo dos meses antes, en abril de 2020.

DEA y SIU

Precisamente, las incautaciones sucesivas en Amberes llamaron la atención de la DEA, que al pedir informes corroboró que el último envío capturado en junio último había salido de nuestro país.

Entonces, un mes después, en julio, los estadounidenses encomendaron la investigación en Paraguay a la Unidad de Investigación Sensible (SIU), que es un cuerpo de élite de la Policía Nacional, pero apoyado justamente por la célebre agencia extranjera antidrogas.

Lo primero que hizo SIU de la Policía Nacional fue indagar a la empresa productora y exportadora de carbón vegetal que hizo el envío a Bélgica.

La firma paraguaya reveló que el que adquirió y colocó la mercadería en Europa en realidad fue el abogado Cristian César Turrini Ayala, de 49 años de edad, quien en 2012 llegó a ser nada menos que director de la TV Pública Paraguaya.

Sin embargo, como Turrini aparentemente actuó solo de “intermediario”, no lo pudieron conectar oficialmente con los 3.400 kilos de cocaína capturados en junio en Bélgica.

Pero el propio Turrini, al final, terminó delatándose cuando hace aproximadamente un mes empezó a llamar de nuevo a varias otras empresas productoras de carbón, a las cuales pidió que le enviaran todo su stock disponible a un depósito que funciona en la avenida República de Colombia del barrio Universo de Mariano Roque Alonso, que es la misma dirección donde se habría preparado el anterior embarque que terminó retenido en Bélgica, siempre según la investigación policial.

Así se inició una paciente tarea de vigilancia durante la cual los policías iban registrando cuántos camiones carboneros entraban al depósito y después cuántos contenedores salían ya cargados rumbo al puerto Terport SA.

En los últimos días Turrini llegó a meter a Terport al menos seis contenedores con una carga declarada de carbón, pero que la Policía ya sospechaba que también tenían cocaína.

Los investigadores creen que habría otros cinco contenedores ya preparados que aún no se sabe dónde están almacenados.

Finalmente, los agentes de SIU esperaron hasta último momento e intervinieron ya cuando el buque iba a zarpar de Villeta, el lunes último.

Al mismo tiempo, detuvieron al abogado Turrini en el barrio Herrera de Asunción y allanaron su depósito de Mariano Roque Alonso.

Ayer seguían revisando otros contenedores en busca de más cocaína. De hecho, a la tarde encontraron cuatro paquetes más con droga en el segundo contenedor. El presidente Mario Abdo Benítez iría hoy al puerto.

LEA TAMBIÉN:

Abogado se apartaría del caso, dice

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD