Inmigrantes que aparecieron muertos en Asunción pretendían llegar a Milán

Los siete inmigrantes que llegaron muertos a Asunción dentro de un contenedor repleto de fertilizantes, en realidad, querían llegar a Milán, Italia, porque sabían que en ese país la Policía no los iba a deportar a sus países de origen. Un amigo de los siete polizones contó a ABC Color que buscaban un mejor futuro y que creyeron que el contenedor iba a una estación de trenes de Croacia, no al puerto.

El  contenedor con los  cuerpos de los siete polizones salió de Serbia y pasó en barco por Croacia, Egipto, España, Argentina hasta  Paraguay.
El contenedor con los cuerpos de los siete polizones salió de Serbia y pasó en barco por Croacia, Egipto, España, Argentina hasta Paraguay.

Smail Maouchi es un inmigrante que vive en Serbia, aunque nació en el país vecino, Bosnia y Herzegovina, según su perfil en Facebook.

El joven hizo una publicación el sábado último en la que identificó a sus siete amigos cuyos cuerpos desechos fueron encontrados el viernes último dentro de un contenedor con fertilizantes que fue entregado en el depósito de Asunción del productor Vernon Rempel, quien hizo la importación desde Serbia.

En una conversación en árabe con ABC Color, a través del traductor de Google, Smail Maouchi, dijo que se enteraron de la tragedia justamente por medio de la página web ABC Digital.

“Sí. Son inmigrantes que buscaban una vida mejor en Europa”, fue la primera respuesta que dio sobre sus siete amigos ahora ya fallecidos.

Yessa Aymen era de Egipto; Zugar Hamza y Sidahmed Ouherher eran de Argelia; Rachid Sanhaji, Mohamed Hadoun, Ahmed Belmiloudi y Said Rachir eran de Marruecos.

Sin embargo, los siete extranjeros ya estaban viviendo en Serbia tres meses antes de que iniciaran su última travesía, el 22 de julio pasado.

Smail Maouchi contó que el egipcio, los dos argelinos y cuatro marroquíes entraron al contenedor con fertilizantes en la ciudad de Šid, 115 kilómetros al norte de Belgrado, la capital de Serbia, al aprovechar que el tren que transportaba el recipiente estaba varado en la estación local.

Los polizones tomaron el riesgo de viajar escondidos entre productos químicos porque pensaban que el tren se dirigía a la estación de Zagreb, la capital de Croacia, y que de ahí irían a Liubliana, la capital de Eslovenia, hasta parar en Milán, una de las ciudades más importantes de Italia, en un viaje total de 950 kilómetros.

“Ellos no pagaron el dinero. Pensaron que el camino sería corto, unas 10 horas. Pensaron que el tren iba a Italia, pero el tren fue al puerto de Croacia. Muchos inmigrantes se han ido por este camino”, escribió el bosnio a ABC Color.

Los escasos alimentos y las pocas botellas de agua hallados junto a los cuerpos desmembrados en Asunción, de hecho, ya hacía sospechar que los inmigrantes nunca tuvieron la intención de venir a Paraguay.

El contenedor de las víctimas llegó por tierra a Croacia y de ahí ya vino en barco hasta Paraguay. Los inmigrantes habrían muerto en la ruta marítima entre Croacia y Egipto, aunque el buque después pasó por España y Argentina, antes de desembarcar en Paraguay.

Según el entrevistado, Italia y Bélgica son los principales destinos aspirados por los inmigrantes de esa región de Europa.

“Cuando llegaban a Milán, ellos tenían que gritar para que la Policía les abra el contenedor. En Italia la Policía no los iba a deportar”, añadió el amigo de los fallecidos.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05