Fiscal constata la canalización ilegal en humedales, pero no imputa por el hecho

El fiscal Erico Ávalos constató un crimen ecológico contra la Isla Susu, Caazapá. Corroboró una canalización ilegal en los humedales, que se castiga de 3 a 8 años de cárcel y multa, pero solo imputó por delitos con expectativa de pena de hasta 5 años de prisión. Llamativa benevolencia.

Erico Ávalos, fiscal.
Erico Ávalos, fiscal.Archivo, ABC Color

El 13 de noviembre pasado, una comitiva fiscal y fiscalizadores del Mades se constituyeron en el inmueble de la firma Reljuv-Paraiso Verde, en la compañía Tajy, departamento de Caazapá. En el lugar se constató canalización en la parte del humedal de la Isla Susu que llega hasta el cauce hídrico denominado río Pirapó, según la imputación.

La construcción del canal, según los funcionarios del Mades y de técnicos de la Dirección Especializada en Delitos Ambientales del Ministerio Público, aparentemente no está contemplada dentro de la licencia ambiental presentada al momento del allanamiento, refiere la imputación.

Los funcionarios de la firma que acompañaron el procedimiento dijeron que la persona encargada de solicitar los permisos ambientales para la ejecución de la obra sería Erwin Annau, quien fue imputado solo por delitos y no por crimen.

La Ley 716/96, que reprime delitos ambientales, en su artículo 4º inciso “d” castiga de 3 a 8 años de cárcel y multa la canalización sin autorización de autoridad competente como la constatada en los humedales de la Iscal Susu.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD