En Luqueño, se habría hecho una docena de triangulación de jugadores

Al menos una docena de jugadores habrían sido triangulados desde el Sportivo Luqueño y durante la administración de leales al clan González Daher. El club recibía dinero que era reenviado apenas llegaba. La Fiscalía no movió la denuncia presentada hace casi dos años.

El Sportivo Luqueño fue convertido en un pasamanos de dinero por parte de la comisión directiva conformada por leales al clan González Daher.
El Sportivo Luqueño fue convertido en un pasamanos de dinero por parte de la comisión directiva conformada por leales al clan González Daher.Archivo, ABC Color

Felipe Avenatti pisó Paraguay por primera y única vez en 2017. Llegó el 3 de julio al país y se fue al día siguiente, el martes 4 de julio, según documentos oficiales de la Dirección de Migraciones.

Avenatti es un futbolista uruguayo que actualmente juega en el Standard Lieja, uno de los tres grandes equipos del fútbol belga.

No hay registro alguno de que el delantero uruguayo haya participado siquiera de una práctica con un equipo de Paraguay. Sin embargo, ese año el Bologna del fútbol italiano anunciaba su llegada desde un equipo de nuestro país: el Sportivo Luqueño.

Días después, el equipo italiano anunció la contratación de César Falletti, otro futbolista uruguayo que supuestamente pertenecía a los registros del Sportivo Luqueño. Falletti llegó al Paraguay el 2 de julio de 2017 y salió del territorio nacional el 4 de julio. Por ambos jugadores el club auriazul debía recibir unos 5 millones de euros.

En esa misma época, hubo otra transferencia en la que apareció el nombre de Luqueño.

Carlos de Pena estuvo apenas dos veces en Paraguay. La primera vez fue entre el 18 y el 20 de julio de 2017; y la segunda, entre el 17 y el 19 de julio de 2018.

A pesar de que pasó apenas cuatro días en territorio paraguayo, este delantero uruguayo, que actualmente milita en el Dinamo de Kiev de la Liga Premier de Ucrania, supuestamente fue jugador del Sportivo Luqueño durante medio año.

Estos son apenas tres de una decena de casos de futbolistas que nunca vistieron la camiseta del Sportivo Luqueño, pero a los que hicieron figurar en los registros del club a la hora de sus transferencias. Básicamente, se usaba al equipo como una pantalla.

Todos los casos sucedieron entre 2015 y 2018, según una denuncia presentada por lavado de dinero en abril del año pasado ante la Fiscalía.

Pasamanos de dinero

De acuerdo a los documentos a los que tuvo acceso ABC Color, Avenatti y Falletti firmaron un “contrato” con Luqueño el 3 de julio de 2017. Ese mismo día, el entonces presidente del club auriazul, Walter Gustavo Benítez, firmó un contrato de cesión de derechos con la empresa One Management & Media LLP, firma que declaraba domicilio en Londres, Reino Unido.

One Management es propiedad del empresario brasileño (país donde nació) Francisco “Paco” Casal, quien lleva décadas asentado en Uruguay.

Luqueño, a través de Benítez, entregó la totalidad de sus derechos económicos a la empresa de Casal.

El Bologna transfirió a Sportivo Luqueño por un valor total de 2.499.762 euros entre agosto de 2018 y abril de 2019. La institución auriazul transfirió a una casa de bolsa en Asunción un total de 1.473.389 dólares entre octubre de 2018 y abril del año pasado. Esa casa de bolsa tenía como cliente a la firma de Casal.

Los millonarios movimientos de dinero se dieron durante los años en que Walter Gustavo Benítez y Celso Cáceres ocuparon la presidencia del club; este último se niega a dejar el cargo y se mantiene con base en chicanas ante la Justicia Electoral para evitar convocar a elecciones.

Benítez es el mismo que en 2018 firmó una nota pidiendo que el Senado no expulsara a Óscar González Daher.

Pero el clan González Daher no solo tenía a sus leales al frente de la institución, sino que seguía participando activamente en la vida institucional de Luqueño. El imputado Fernando González Karjallo era el síndico titular de la comisión directiva cuando se produjeron los “traspasos” de jugadores

González Karjallo, imputado junto con su padre el exdirigente deportivo Ramón González Daher, avaló todos los movimientos. En reiterados informes presentados como encargado del control de las actuaciones de la Comisión Directiva, afirmó que todo estaba en orden.

juan.lezcano@abc.com.py