Tejedoras de ñandutí lamentan mala imitación en puente peatonal

Artesanas del Centro de Tejedoras de Ñandutí expresaron este jueves durante una visita del equipo de ABC Color que lamentan el intento de imitación hecho en el llamado Puente de la Cultura del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC). Exhibieron el verdadero concepto del ñandutí, su historia y los verdaderos trabajos y pidieron que no se desmerite su esforzada obra artesanal.

La obra fue adjudicada en diciembre del 2019, pero sigue sin ser terminada hasta la fecha.
La obra fue adjudicada en diciembre de 2019.Archivo, ABC Color

Las profesoras María Luisa Romero y Nilda Gutiérrez recibieron a un equipo de ABC Color en el Centro de Tejedoras de Ñandutí, ubicado en la ciudad de Itauguá. Ambas opinaron con respecto a la polémica suscitada cuando un sector importante de la sociedad criticó la mala imitación del ñandutí que se hizo en el diseño del Puente de la Cultura, obra del MOPC.

Las maestras tejedoras explicaron que lo que hace tan nuestro al ñandutí es su historia en el siglo XVI, cuando los jesuitas trajeron a mujeres que hacían manualidades. Si bien ellas implementaron el encaje, fueron las paraguayas las que le dieron el nombre de ñandutí, perfeccionando la técnica, que es muy diferente a cualquier encaje convencional, explicó la profesora María Luisa Romero.

Nota relacionada: Critican el encarecido paso peatonal de superproveedora

“Nosotros tomamos lo nuestro. Por ejemplo, el mbokaja poty (flor de coco) se ve solamente aquí en Paraguay. Las mujeres artesanas imitan el mbokaja poty. Me gustaría que antes de llamar ñandutí a cualquier tejido vengan aquí a la feria, que nosotras les vamos a mostrar y explicar”, expresó Romero.

“Es un encaje de comercio”

Por su parte, la profesora Nilda Gutiérrez fue contundente al afirmar que “definitivamente no es ñandutí” lo presentado por el MOPC en la cuestionada obra arquitectónica. “Eso es un encaje que se puede encontrar en cualquier comercio de telas. Por lo menos nos hubiese gustado que vinieran a preguntar un poquito. En internet también tenemos nuestra información para que investiguen cómo se hace el ñandutí”, sostuvo.

“No les pedimos que vayamos nosotras a tejer, aunque también realizamos trabajos grandes, ya lo hicimos y estamos capacitadas para diseñar trabajos arquitectónicos”, añadió.

Lamentan gasto millonario

Ambas tejedoras reconocieron que les apenó la situación al ver la obra pública que nos representa como país. “Sobre todo sentimos porque es mucha plata la que se gastó en época de pandemia, habiendo tantas necesidades, y más aún cuando nuestro Gobierno no quiere pagar más de G. 1 millón por un mantel de ñandutí. No estamos ajenas a que nuestro país se hermosee, pero en forma correcta”, indicó Nilda Gutiérrez.

Más info: Puentes peatonales, históricamente abandonados y derrumbados

Contaron que aprendieron este tejido en su infancia, a los 7 años, y que esto les da de comer, paga los estudios de sus hijos y hasta les dio casa.

Realizan variadas artesanías y hasta vestidos de novia y resaltaron que hacer el pedido de un trabajo directamente a una productora tiene su costo, pero es menor que pedirlo a una casa comercial. “Un vestido de ñandutí que se le compra a una tejedora puede llegar a costar entre G. 7 y 8 millones. Antes vendíamos a las comerciantes los vestidos y cobrábamos muy poco. Hoy día nos capacitamos y les puede convenir, porque una marca comercial puede llegar a vender un vestido al doble de nuestro precio”, manifestó Gutiérrez.

Obra incrementó su costo

Además de la polémica que ya se generó por el mal trabajo de imitación de la obra de ñandutí, una nueva surgió con respecto al Puente Peatonal de la Cultura ayer con el paseo que conectará el parque Ñu Guasu con el Comité Olímpico Paraguayo.

Lea: Admiten otro encarecimiento de paso peatonal “ñandutí”

Resulta que apareció una resolución que revela un incremento más en su elevado precio. Se trata de la resolución N° 2.487 que firmó el titular del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), Arnoldo Wiens, el 17 de diciembre del año pasado, con la cual autorizó otro encarecimiento de G. 679 millones de la mencionada obra. Sumado al primer aumento, de más de G. 1.000 millones, la fabricación e instalación de la pasarela terminarán costando G. 14.521 millones (US$ 2,1 millones al cambio actual).

La ciudadanía siguió ayer cuestionando la obra en las redes sociales y señaló que el diseño del puente fue sacado de un sitio gratuito de internet. Desde el MOPC no explicaron los detalles de este segundo aumento de precio del puente, que fue producido por la empresa Engineering SA, de Juan Andrés Campos Cervera. Esta compañía es conocida como la “superproveedora” de este Gobierno.

Los diputados Kattya González (PEN), Édgar Acosta (PLRA), Norma Camacho (PEN) y Celeste Amarilla (PLRA) remitieron una nota al contralor general de la República, Camilo Benítez Aldana, en la que le solicitan la realización de una auditoría especial sobre la construcción de dicha polémica pasarela sobre la autopista Ñu Guasu.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD