Joel Oviedo: “Cuando el Presidente me dijo ‘yo no soy médico’ me sentí impotente”

Joel Oviedo (62) vive en Villarrica en la misma casa que su hermano Adalberto Oviedo (64), quien hace 10 días supo que estaba con COVID por un hisopado que dio positivo. Hoy está intubado en el Hospital Regional de Villarrica, donde se inauguraba hace solo unas horas un parque sanitario con la presencia del presidente Mario Abdo. Joel impulsivamente llegó hasta el mandatario y clamó por su ayuda porque su hermano está en terapia y necesita medicamentos caros que ya no puede comprar.

El presidente Abdo, en plena inauguración del parque sanitario en el Hospital de Villarrica, le respondió a Joel: “No soy médico de acá, no sé que insumos faltan”, y se dio vuelta y se retiró.
El presidente Abdo, en plena inauguración del parque sanitario en el Hospital de Villarrica, le respondió a Joel: “No soy médico de acá, no sé que insumos faltan”, y se dio vuelta y se retiró.Carlos Avalos, ABC Color

El presidente Abdo, en plena inauguración del parque sanitario en el Hospital de Villarrica, le respondió a Joel: “No soy médico de acá, no sé qué insumos faltan” y se dio vuelta y se retiró. Minutos antes, una licenciada le pidió un medicamento a Joel, que tenía que conseguir en la farmacia para su hermano Adalberto, intubado en terapia. El hombre vio que el presidente Mario Abdo estaba en el hospital de Villarrica en una inauguración y clamó por su ayuda.

Joel pidió su auxilio y los periodistas le insistieron al Presidente que si no escuchaba al hombre no iba a saber lo que necesitaba. Solo entonces Mario Abdo ordenó a su secretario: “Ve un poco qué hay, vamos a solucionarle, y si hay un costo avisame, yo voy a cubrir” y luego subió raudamente a su vehículo.

Joel no sabe dónde se contagió su hermano, que trabaja como peluquero en la casa, pero hoy está en la unidad de terapia intensiva, intubado y con necesidad urgente de medicamentos.

Lea más: “Yo no soy médico”: la indignante respuesta de Marito a un hombre desesperado que pedía medicamentos

“Cuando sale el papel –la receta- tengo que retirar de algún lado. Tengo un amigo, dueño de la farmacia, y ahí estoy debiendo, pero soy taxista honesto, ya gasté mucho. Tengo un recibo de G. 1.700.000 y otro recibo de G. 800.000. Estoy desesperado, los medicamentos son muy caros. Suero y jeringa hay en el hospital, y buenos médicos como el doctor Barreto, pero los remedios ya no hay. Yo no le robo a mi prójimo, pago mis cuentas y sé que voy a pagar lo que debo, aunque tenga que vender cualquier cerdo”, dijo con la voz cortada por la indignación.

Más información: Hospital Nacional colapsó por casos graves de COVID: “Estoy desesperada ya”

“Cuando el presidente me dijo ‘yo no soy médico’ me sentí impotente. Él es el presidente, para eso le elegimos, tiene que dar solución a los pobres, porque los ricos no necesitan”.

Más adelante, confirmó: “el guardia presidencial me dijo que van a pagar mi cuenta, no sé si es verdad pero no importa yo voy a pagar mi cuenta porque tengo compañeros de trabajo que me van a ayudar. Ahora me siento impotente y triste”, se sinceró, antes de saber que le iban a comprar el fármaco.

A todas luces el hospital de Villarrica no está para inauguraciones, sino que necesita urgente provisión de medicamentos, una realidad que golpea y que irá creciendo a un ritmo imparable a juzgar por los números de contagios de covid.

Le puede interesar: UTI sigue al borde del colapso

Cómo ayudar a estos hermanos

Su ayuda será importante para cubrir los gastos de medicamentos, Joel Oviedo tiene el teléfono: (0982) 918-224.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD