“Habría que promover que la religión esté iluminando la educación de la afectividad y la sexualidad”, afirma obispo

El arzobispo y obispo responsable de educación por la Conferencia Espiscopal Paraguaya, monseñor Edmundo Valenzuela, se expidió hoy sobre la opinión de una sicóloga en la que afirmaba que la religión no debe “meterse” en las escuelas. “Al contrario, habría promover que la iglesia, tanto la Católica como Evangélica estén iluminando la educación de la afectividad y sexualidad”, afirmó el religioso.

Monseñor Edmundo Valenzuela, arzobispo metropolitano de la Santísima Asunción. En su carta pastoral aboga por la fraternidad en tiempo de pandemia.
Monseñor Edmundo Valenzuela, arzobispo metropolitano de la Santísima Asunción.Archivo, ABC Color

“Necesitamos que la religión deje de meterse en las escuelas, en los programas curriculares en que siga determinando cómo se va a enfocar la educación integral. La religión debe dejar de decir que vamos a crear niños homosexuales o mujeres lesbianas si se cambia el enfoque. En serio es grave lo que hacen cuando distorsionan”, manifestó hoy la sicóloga Mirtha Maldonado, en el marco del aumento de los casos de feminicidios en el país.

Al respecto, el arzobispo Valenzuela, sostuvo: “En primer lugar, esta sicóloga, con todo el respeto que se merece, desconoce la doctrina de la iglesia Católica, de la religión Católica, sobre la sexualidad humana, la vida y la afectividad. Después, su lógica es, que a partir de un caso, en el que ocurrió un feminicidio, llega a concluir, que todos los casos son iguales. Según el sofisma de Sócrates, por uno no se puede concluir a todos. Le faltaría un poco de lógica a su razonamiento. Además, muchas escuelas, que no son cristianas o no son católicas, o no tienen la profesión cristiana, carecen de los fundamentos de la doctrina evangélica y por eso, muchas veces, hay un desconocimiento de la educación de la sexualidad integral”.

Lea más: Psicóloga sobre feminicidios: “Necesitamos que la religión deje de meterse en las escuelas”

“Al contrario, habría que promover que la religión, y por sobre todo la iglesia Católica como la Evangélica, estén iluminando el fenómeno y el problema humano que es precisamente la educación de la afectividad, el cuidado del uno, del otro, tanto del varón a la mujer, como la mujer al varón. No hay un predominio de uno o de otro, al contrario, decimos que hay una igualdad, por lo tanto, si hablamos de homicidio, tenemos que hablar también de feminicidio, y al viceversa”, afirmó.

Finalmente, señaló: “Es importante que el razonamiento de esta sicóloga mejore en su conocimiento intelectual, académico sobre la religión y el aporte que ofrece a la educación integral de la persona humana”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD