El supuesto asesino de Feliciángeli estaba libre gracias a error policial

El drogadicto Matías Bilbao, extraoficialmente, confesó el crimen de Olga Feliciángeli y reconoció otro intento de homicidio producido seis días antes. El hombre estaba libre gracias a un grosero error de la Policía Nacional.

Video que condujo a la captura del asesino de Olga Feliciángeli. Se ve a Matías Raúl Bilbao huyendo con la tablet de la víctima.
Video que condujo a la captura del asesino de Olga Feliciángeli. Se ve a Matías Raúl Bilbao huyendo con la tablet de la víctima.

Matías Raúl Bilbao Fassardi, de 23 años, detenido el sábado de mañana en la zona conocida como barrio Chiquito (a orillas del arroyo Mburicaó), sorprendió a todos los policías que lo capturaron al declarar informalmente lo siguiente: “Yo cometí los dos homicidios”.

Claramente, el drogadicto se refería en uno de los casos al brutal asesinato de Olga de Jesús Feliciángeli Lofruscio, de 72 años, hermana de la periodista María Herminia “Mina” Feliciángeli.

Olga Feliciángeli murió de varias puñaladas en la madrugada del jueves 18 de febrero en un condominio situado en Santiviago casi Teniente Von Horoch de Asunción. El caso ya fue aclarado por agentes de Homicidios.

El otro hecho al que hacía alusión el detenido, según se descubrió luego, era el intento de asesinato del joven José Marcelo Díaz, de 20 años, ocurrido en la madrugada del viernes 12 de febrero en Luis de Granada casi Marcelino Noutz de la capital, a 1.000 metros del lugar donde fue ultimada Feliciángeli.

José Marcelo Díaz trabajaba como sereno en una casa en construcción perteneciente a un ingeniero agrónomo.

Aquella madrugada, fue sorprendido por Matías Raúl Bilbao, quien lo atacó probablemente con el mismo machetillo que usaría seis días después para matar a la citada septuagenaria.

La diferencia radica en que Matías intentó degollar al sereno de la obra en construcción, al sujetarlo de hacia atrás, pero el joven hizo un movimiento instintivo que le salvó la vida y que consistió en agacharse justo cuando el criminal intentaba cortarle el cuello.

No obstante, Matías Raúl Bilbao prácticamente le rebanó la cara a José Marcelo, a quien dejó tirado creyendo que lo había matado.

Esa vez, Matías robó una máquina de soldadura.

Por ese hecho, Matías ya venía siendo rastreado por policías de Investigaciones de Asunción, ya que al igual que en el caso Feliciángeli quedó grabado en un video.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD