Masacre de una familia de Capiatá habría sido ordenada desde Tacumbú

El asesinato a tiros del padre y sobrino de un miembro del PCC, recluido en la Agrupación Especializada, fue ordenado desde “La Jungla” de la cárcel de Tacumbú, donde están los líderes de la facción criminal clan Rotela y sitio al cual no acceden ni las fuerzas policiales.

Policías revisaron nuevamente ayer  el lugar de la tragedia,  en el barrio Kennedy de Capiatá.
Policías revisaron nuevamente ayer el lugar de la tragedia, en el barrio Kennedy de Capiatá.

Poco después de las 20:00 del viernes último, Ramón Ignacio Rodas (60) junto con su nieto Brahian David Martínez Rodas (17), su hija Deisy Noelia Rodas Galeano (30), su nuera María Gissella Giménez Sanabria (28) y otros tres allegados estaban compartiendo un asado en el patio de la casa, que está ubicada en la calle Nuestra señora de la Asunción del barrio Kennedy de la ciudad de Capiatá.

En ese momento, tres motos con dos ocupantes cada una estacionaron a metros de ellos, en la oscuridad. Los tres acompañantes bajaron con revólveres en mano y se dirigieron hasta el sitio donde estaban los miembros de la familia.

Los criminales se acercaron a escasos metros y abrieron fuego contra las víctimas. Ramón y su nieto Brahian fallecieron en el lugar. Ambos son padre y sobrino de Ignacio Ramón Rodas Galeano (20), un reo que se bautizó como miembro de la facción criminal Primer Comando Capital (PCC) en la cárcel de Tacumbú.

Durante el tiroteo también resultaron baleadas, pero sin gravedad, las dos mujeres mencionadas, mientras que los otros tres familiares resultaron ilesos de milagro.

El joven Ignacio Ramón, encarcelado en agosto del 2019, por un homicidio con fines de robo aparentemente participó en varias peleas contra los miembros del clan Rotela en la cárcel. Por ello Ignacio Ramón fue derivado a la unidad policial para evitar que lo mataran en Tacumbú, después de la revuelta del martes 16 de febrero último en que siete internos ligados al PCC fueron asesinados, tres de ellos decapitados por los Rotela, luego de que se detectó un plan de fuga a través de un túnel. El líder del clan, Armando Javier Rotela Ayala, actualmente está recluido en el sector conocido como La Jungla, en la cárcel de Tacumbú, donde no acceden ni los policías debido a la peligrosidad de estos criminales. Según los investigadores, la orden para acabar con los miembros de esta familia de Capiatá fue dada por el mismo jefe del clan, como represalia contra Ignacio Rodas, quien se salvó de milagro de ser decapitado durante el amotinamiento del mes de febrero.