Gobierno dio millones a funcionarios y ahora deja sin subsidio a abuelitos

El Ministerio de Hacienda dejó sin subsidios a nueve adultos mayores del Hogar de Ancianos Nuestra Señora Del Rosario de la ciudad de Natalicio Talavera, departamento de Guairá. Los abuelos fueron excluidos de la lista de beneficiados de esta ayuda estatal porque reciben asistencia del Instituto de Bienestar Social (IBS), pero este recurso solo alcanza para cubrir los gastos básicos del asilo. Indignantemente el Estado no tiene dinero para asistir a adultos mayores mientras que paga jugosas bonificaciones a sus funcionarios.

Estos son los abuelitos del Hogar de Ancianos Ntra. Sra. Del Rosario de Natalicio Talavera a los el Ministerio de Hacienda dejó sin subsidio.
Estos son los abuelitos del Hogar de Ancianos Ntra. Sra. Del Rosario de Natalicio Talavera a los el Ministerio de Hacienda dejó sin subsidio.

El relato que hace la profesora Esmelda Giménez sobre la situación en que se encuentran los nueve abuelitos del Hogar de Ancianos Ntra. Sra. Del Rosario de Natalicio Talavera entristece y conmueve.

Se trata de un asilo donde se albergan a ancianos en situación vulnerable que no cuentan con familiares que se hagan cargo de ellos.

Muchos están enfermos, inmovilizados, con gran demanda no solo de alimentos, medicamentos e insumos sanitarios, sino también de apoyo y contención emocional.

Esmelda Giménez es la encargada del hogar, y fue quien gestionó el subsidio individual que los abuelitos que residen en el recinto recibían. A fin de abril fueron con la intención de retirar los fondos que son asignados a los ancianos y se encontraron con “saldo cero”, sin recibir transferencias del Ministerio de Hacienda.

Según fueron informados, el Ministerio recortó los subsidios porque actualmente el hogar recibe ayuda del Instituto de Bienestar Social (IBS). No obstante, Giménez comentó que esta ayuda no cubre las necesidades básicas de los adultos mayores a los que cuidan porque se trata solo de la provisión de mercaderías que no incluyen productos de limpieza, higiene personal ni los medicamentos que requieren los ancianos. “Por ese convenio que tenemos (con el IBS) supuestamente ellos ya no pueden recibir esa pensión”, comentó.

Ante los reclamos, desde el Ministerio de Hacienda respondieron que si los ancianos afectados quieren recuperar el subsidio deben volver a sus municipios de origen y registrarse nuevamente para recibir la ayuda.

“Esto es imposible, cómo le vamos a devolver nosotros, si no le tienen a nadie, por eso ya vinieron al hogar”, comentó Giménez en conversación con ABC Color.

Entre los abuelitos del hogar, hay quienes superaran los 100 años de edad y se encuentran ya inmovilizados. También hay hipertensos, quienes padecen diabetes y otras enfermedades. Todos son dependientes, es decir, ya no se pueden valer por sus propios medios.

Además, hay dos ancianos transitorios que no viven en el asilo, pero retiran sus alimentos del hogar. Igual a ellos le cortaron el subsidio.

Como un ejemplo de la precaria situación que atraviesan en el hogar, Giménez contó que el año pasado tuvieron una deuda de G. 3.000.000 con la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) que fue abonada por el ministro Euclides Acevedo, a quien, en una jornada de gobierno en Guairá, clamaron por ayuda.

Para funcionarios, sí hay dinero

La pensión mensual para adultos mayores es de G. 548.000, que suma en total G. 59.184.000 al año y este es monto que el Estado niega a nueve ancianos en situación vulnerable, mientras reparte bonificaciones al sector público.

Hacienda otorgó a sus empleados en concepto de “Subsidio Familiar” G. 2.192.839 cada uno. La bonificación la recibieron más de 1.500 personas, entre funcionarios permanentes y el personal contratado de la entidad. El desembolso en este concepto alcanza unos G. 3.300 millones (US$ 530.000).

El monto que la cartera estatal recortó a los ancianos del Hogar de Ancianos Ntra. Sra. Del Rosario de Natalicio Talavera no llega ni al 1.9 % del dinero que dio en bonificaciones a sus funcionarios.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD