Corte demanda y reclama casi US$ 8 millones al Colegio de Escribanos

La Corte Suprema de Justicia demandó al Colegio de Escribanos del Paraguay (CEP) por rendición de cuentas y le reclama G. 49.000 millones de lo que el gremio percibió en concepto de la venta de materiales de uso notarial, desde el año 1999. Iniciaron conversaciones.

El abogado Juan Claudio Gaona y el actual presidente del Colegio de Escribanos, Jorge Miller.
El abogado Juan Claudio Gaona y el actual presidente del Colegio de Escribanos, Jorge Miller.Archivo, ABC Color

La demanda por rendición de cuentas por casi US$ 8 millones que presentó la Corte Suprema el 7 de enero de 2021 es por la venta de materiales de uso notarial que tenía a su cargo el Colegio de Escribanos del Paraguay y que la máxima instancia judicial había delegado a favor del gremio.

Por su parte, el abogado Juan Claudio Gaona, quien ejerce la representación del Colegio de Escribanos, indicó que han iniciado conversaciones con ministros de la Corte para intentar un arreglo en la forma de pago y de ser posible obtener una quita de la deuda.

De las primeras conversaciones con la Corte han participado los ministros Luis Benítez Riera, Carolina Llanes, Alberto Martínez Simón, Eugenio Jiménez y Manuel Ramírez Candia. Se ha firmado un acuerdo en el que el Colegio de Escribanos reconoce la deuda, pero se discutirá sobre el monto, como así también se acordó que cada parte se hará cargo de sus deudas. La Procuraduría se allanó al acuerdo entre las partes en litigio, indicó Gaona.

“De acuerdo a lo que dispone el Código Procesal Civil, hemos solicitado y obtenido el acuerdo de la Corte para que la demanda de rendición de cuentas sea suspendida por 6 meses para realizar las tratativas, y a la vez, para que la auditoría externa ordenada por el Colegio de Escribanos pueda concluir porque los actuales miembros de la comisión directiva que preside el escribano Jorge Miller Donna puedan conocer la situación financiera de la institución”, indicó el abogado.

“El interés nuestro es llegar a un acuerdo con la Corte, que sea satisfactorio para ambos”, dijo Miller Donna.

La demanda

El 7 de enero de 2021, la Corte Suprema demandó por rendición de cuentas al Colegio de Escribanos del Paraguay, a través del abogado Pedro Irala Eichebrenner.

Posteriormente, la Corte realizó tres ampliaciones a su demanda, el 21 de enero, el 25 de marzo y 30 de abril, y el 12 de mayo cuando la nueva comisión directiva asumía la presidencia del Colegio de Escribanos fue notificada de la demanda.

El juicio radica en el juzgado del 25° turno en lo civil y comercial a cargo de la jueza Liz Caballero. La Corte solicita que se dicte embargo preventivo sobre bienes del gremio hasta cubrir la suma de G. 49.901.686.269, monto que proviene de la venta de materiales de uso notarial desde el 5 de mayo de 1999 al 30 de noviembre de 2020, según la demanda.

Antecedentes

La Ley N° 125 del 30 de diciembre de 1991, en su Art. 127 creó el impuesto a los actos y documentos, y derogó las disposiciones de la Ley 1003/64 y desapareció el papel sellado.

Por Resolución N° 674 del 10 de octubre de 1994, la Corte autorizó al Colegio de Escribanos para imprimir timbres notariales para uso de protocolo, expedición de copias y otras actuaciones notariales.

Así también los materiales de uso notarial están exceptuados del concepto de valores fiscales y no tienen el valor concedido a los sellados dispuestos en la derogada Ley 1003. Lo que sí tienen los materiales es un costo de elaboración y lo percibido no pertenece al erario público ni al presupuesto de Gastos de la Nación, refiere el apelante.

Por Acordada N° 117/99 se dispuso la remisión a la Corte del 70% del monto de la venta de materiales notariales, pero su vigencia fue suspendida hasta el 2014.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.