“El populismo destruye todo a su paso, hace crecer el manejo irresponsable de la gestión pública”, según economista

El proyecto de ley que propuso el senador Pedro Santa Cruz (PDP) que crea la tasa extraordinaria a las grandes fortunas y el proyecto de ley que modificaba el estatuto agrario para legalizar ocupaciones ilegales fueron analizadas por un experto que habló del populismo que apela a engaños premeditados.

Cuando el descontento de la gente menesterosa es tan grande, según el analista, las políticas populistas tratan de congraciarse con este sector y le sirven en bandeja para que ellos tengan el justificativo para invadir propiedades.
Cuando el descontento de la gente menesterosa es tan grande, según el analista, las políticas populistas tratan de congraciarse con este sector y le sirven en bandeja para que ellos tengan el justificativo para invadir propiedades.

Víctor Pavón, economista, expuso en Factor Clave sus apreciaciones con respecto al propósito del populismo, la tendencia de manejar de manera displicente, irresponsable la gestión del Estado para mantener el poder de los que lo detentan, la nota dominante en todos los países que lamentablemente han caído en esta cuestión.

El experto define al populismo: “es creer que las cosas son todas gratis, que podemos nomás seguir malgastando los 1.600 millones de dólares que se tiene hoy en el Paraguay. Que podemos seguir manteniendo una estructura onerosa, y muy ineficiente del Estado paraguayo. El populismo va más allá de la mala gestión, es una forma de congraciarse con ciertos sectores que justificadamente están desencantados con la política”.

Las iniciativas populistas son un “engaño que premeditadamente apela a como vimos la semana pasada y antepasada con un proyecto de ley que pretendía imponer una tasa a las grandes fortunas, como un impuesto. Y el proyecto de ley que beneficia a los invasores”, amplió.

Según el economista estas se remiten a legalizar las invasiones. “El hecho punible que se encuentra en el código penal de la invasión que tiene su sanción correspondiente, y si transcurren los 30 días se convierte en una nueva forma de ingresar a una propiedad, pero esta vez de manera legal”, apuntó.

Cuando el descontento de la gente menesterosa es tan grande, según el analista, las políticas populistas tratan de congraciarse con este sector y le sirven en bandeja para que ellos tengan el justificativo para invadir propiedades. “Hay un filósofo muy llamativo en la política internacional y Latinoamérica, Ernesto Laclau que dice que no tenemos que hacer lo que los marxistas hablaban, de la lucha entre los proletarios y burgueses que ya estaba en el manifiesto comunista de 1848”.

“Nosotros tenemos que ir al post marxismo y Ernesto Laclau, -que yo creo que el senador Santa Cruz del PDP y otro del Frente Guazú por lo visto leyeron-, dice que tenemos que crear conflictos en los grupos desencantados de la política para que encuentren un motivo para su reivindicación. Y cuando vemos que esas reivindicaciones son la invasión, crear más impuestos a los que más tienen, ahí tenemos una suerte de caldo de cultivo para que ese populismo destruya todo”, declaró.

El populismo hace crecer ese manejo irresponsable de la gestión pública y dota de recursos a personas que en realidad no van a salir nunca de la pobreza, sino que se vuelvan dependientes del poder. “En consecuencia nos lleva a la radicalización de la democracia, ya no hay posibilidades de consenso, yo obviamente puedo tener diferencia con otra persona, pero cuando las posturas son tan radicales, cuyo propósito es convalidar las invasiones como el proyecto que estaba defendiendo irresponsablemente el senador Santa Cruz. Lo que hace es ir contra la supremacía de la Constitución”, subrayó.

Es una gran irresponsabilidad, porque el proyecto dice ampliar lo establecido en el código penal en relación a las invasiones. En realidad el termino ampliar le queda corto y esta mal. Lo que debería decir es modificar el código penal, según Pavón.

Legitimada por el Estado

El hecho punible de la invasión cuando se convierte en una acción legítimamente aprobada por el Estado, y si –las personas- ingresan a la propiedad y transcurren 30 días no se le realizan los desalojos. “Eso legitima la invasión y emite una señal para que en todo el país se empiece a ingresar y luego de esos 30 días van a ser pocos. Lo que vamos a hacer es incendiar todo el país”, anunció.

Esto no se refiere solo a las grandes extensiones de tierra también puede ser un terreno urbano.

El expertó dice que “crear un conflicto dentro de una sociedad diciendo que hay intereses que son absolutamente contrarios entre el productor y el campesino, entre el trabajador y el empresario nos lleva inexorablemente a un conflicto y violencia posterior. Y cuando la violencia y el conflicto se enseñorean porque los propios legisladores así como el irresponsable senador Santacruz es el caldo de cultivo para un estallido social. El ciego se diferencia del populista, porque el ciego sabe que no ve, mientras el populista cree que ve pero en realidad nos hace creer que sus buenas intenciones son para solucionar los problemas de los pobres. Lo que quiere es que los pobres se mantengan en permanente conflicto para que este político populista, con manejo irresponsable de dinero siga dándoles recursos para crear el eterno conflicto”.

Pavón refirió que “algunos en oficinas muy lujosas se planean anteproyectos de reformas tributarias para elevar el iva, el impuesto a la renta empresarial y personal. Toda esa línea de pensamiento nos lleva al populismo, el manejo irresponsable la gestión del Estado”, culminó.

El senador Pedro Santa Cruz (PDP) admitió que su proyecto de ley sobre invasiones tiene errores de redacción ya que indió que lo que busca es que la Fiscalía y la Policía realicen los desalojos lo antes posible y no alentar la ocupación ilegal de tierras.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.