Hacienda remite a Presidencia proyecto de consolidación económica

El Ministerio de Hacienda remitirá este lunes a la Presidencia de la República el proyecto de ley de consolidación económica y contención social para su aprobación final y posterior presentación a consideración del Congreso para su estudio.

Óscar Llamosas, ministro de Hacienda.
Óscar Llamosas, ministro de Hacienda.Gentileza

El ministro de Hacienda, Óscar Llamosas, adelantó hoy a ABC que la idea es que el plan sea presentado al Parlamento entre mañana y el miércoles próximo, de tal manera a que los legisladores ya estudien el tema.

Además, confirmó que, tras la socialización realizada con diferentes sectores, se mantiene sin cambios el proyecto inicial que se había dado a conocer a finales de mayo.

La intención de la cartera fiscal es que las medidas contempladas en el proyecto de ley sean implementadas en el segundo semestre del año, que incluyen acciones para atender la crisis sanitaria, mitigar los efectos de la pandemia y apoyar la reactivación de la economía.

Medidas contempladas

Según el proyecto, para financiar los programas se utilizarán los recursos disponibles en el presupuesto mediante la reasignación y generar mayor eficiencia en su utilización a través de una racionalización, por lo que no se contempla un nuevo endeudamiento.

Algunas medidas contempladas son: prohibir llamados y adjudicación de provisión de servicios de catering, prohibir la adquisición de equipos de transporte, reasignación de partidas presupuestarias, suspender programa de retiro voluntario y suspender política de desprecarización salarial.

También suspender aumento salarial, suspender o diferir pagos de cualquier índole, suspender nuevos nombramientos, promociones y contrataciones, así como prohibir modificación de las estructuras orgánicas y funcionales de los organismos y entidades del Estado.

Financiamiento del programa

La implementación del programa demandará unos US$ 365 millones, que se cubrirán con US$ 90 millones por la reasignación de recursos, US$ 25 millones con bonos del Tesoro y de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) y US$ 250 millones con los derechos especiales de giros (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los fondos se distribuirán de la siguiente manera: US$ 264 millones para salud y programas sociales y US$ 45 millones para el Instituto de Previsión Social (IPS) para subsidio a trabajadores formales suspendidos.

Incluye US$ 8 millones para subsidio el 50% del consumo de ANDE y Essap por seis meses para los sectores gastronómicos, eventos, turismos, hoteles y servicios, entre otros; US$ 20 millones para el fondo para Mipymes y cuentapropistas, US$ 25 millones para el Fogapy y US$ 3 millones para la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN).