Tras robo de motocicleta, pararon a comer empanadas y cayó la policía a detenerlos

Dos presuntos asaltantes que momentos antes habían despojado a un hombre de su motocicleta, fueron ubicados en un local gastronómico disfrutando de unas empanadas con gaseosa y quedaron detenidos. Los mismos no contaban aparentemente con que el biciclo poseía con Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y si bien negaron ser los asaltantes, la víctima los reconoció plenamente.

Motocicleta de la víctima que fue recuperada en poder de los asaltantes.
Motocicleta de la víctima que fue recuperada en poder de los asaltantes.Foto Gentileza

Hace apenas 5 meses, la víctima, Gabriel Sosa Álvarez había comprado una motocicleta roja de la marca Kenton, modelo GTR 150 DLX, de la cual le despojaron dos sujetos anoche a mano armada en un camino vecinal de la compañía Aldana Cañada. La víctima dio aviso a la Policía, y no solo eso, les comentó que el GPS instalado a la motocicleta seguía emitiendo señal, por lo que partieron rumbo a la ubicación que indicaba el aparato.

Es así que llegaron hasta un local gastronómico ubicado en la Avda. Gobernador Irala, del Barrio Caacupemí, de Areguá, donde efectivamente encontraron la motocicleta y a los dos presuntos asaltantes, que quedaron tan sorprendidos que ni siquiera pudieron terminar las empanadas y gaseosas que ordenaron.

“En ningún momento opusieron resistencia, es más actúan de manera muy tranquila, como desconociendo el hecho”, relató el oficial de Policía, Arnaldo Ozuna sobre la reacción de los aprehendidos identificados como Richar Dario Peralta Arce y Ruben Darío De León Torales, ambos de 23 años y sin antecedentes.

Los mismos insistieron reiteradas veces en alegar que acababan supuestamente de comprar el biciclo, pero no indicaron que quién, ni ningún otro dato que evite pensar que dicho argumento era simplemente un último intento de zafar de la captura. Para empeorar su situación, la víctima los reconoció plenamente, por lo que se asentó la denuncia y se comunicó el caso a la fiscala Elsa Bogarín, que dispuso que los mismos permanezcan como detenidos.