Niños siguen librando batallas para que sus derechos sean respetados

YAGUARÓN. En la fecha se recuerda a los niños que fueron masacrados durante una cruenta y sin igual batalla de Acosta Ñú, que ocurrió en 1869 durante la Guerra de la Triple Alianza. Sin embargo, en nuestro país, a diario, miles de niños siguen librando batallas para que sus derechos sean respetados.

Aida Ocampo Cousirat
Aida Ocampo Cousirat.

En ese sentido, Aida Ocampo Cousirat se interesó en recolectar informaciones del año 2020 sobre los diferentes tipos de abusos de los que son víctimas los niños. Encontró -a nivel país- 5.793 causas de hechos punibles cometidos contra niños, como abuso sexual, maltrato, estupro, pornografía y proxenetismo. Estos datos no incluyen estado de vulnerabilidad por abandono o falta de cuidado.

En un escrito, Ocampo Cousirat, de profesión abogada, ante la consulta de su hija Paloma de 8 años de por qué se celebra el Día del Niño el 16 de agosto en Paraguay, se puso a escribir sobre la historia de los niños y dijo que recurrió a su conocimiento de historia e hizo contraste rápido con los que tenía en la retina de la actualidad. “Considero que cuando sea mayor ella va a entender mejor, por eso escribí estas líneas”, manifestó.

Recordó que en este 2021 se cumplen 152 años del desastre demográfico que retrasó gravemente el desarrollo del Paraguay: la Guerra Grande. Dentro de todos los episodios heroicos y sin precedentes, hay uno singular: la tristemente célebre batalla de Acosta Ñú, ocurrida el 16 de agosto de 1869. Unos 20.000 soldados brasileños pelearon contra unos 3.500 menores paraguayos, que murieron en su mayoría.

Barbara Potthast encontró registros de enrolamiento de niños de 11 años. Julio José Chiavenato, en su libro “Genocidio americano: guerra de Paraguay”, describe la batalla de Acosta Ñu como “una verdadera masacre”.

Agrega en su escrito que, en la Guerra de la Triple Alianza, de un lado estaban los brasileños con 20.000 hombres; del otro, en el medio de un círculo, los paraguayos con 3.500 soldados de 9 a 15 años, no faltando niños de 6, 7 y 8 años. Eran 700 niños en Acosta Ñú.

No está muy bien definida, pero sí todos los historiadores coinciden en la crueldad de la batalla. Luego de 79 años, el 19 de julio de 1948, el presidente provisional Juan Manuel Frutos, a través del Decreto N° 27.484, fijó el 16 de agosto como Día del Niño del Paraguay, en conmemoración de esta batalla trágica.

Después de 152 años, el Paraguay sigue en deuda con los niños de Acosta Ñu que hoy ya llegan a una población de 2.497.883 (INNAEPHC – DGEEC 2019).

Con respecto al derecho a la identidad, refirió que en Paraguay, uno de cada diez niños no está inscripto en el Registro Civil. Si bien se ha avanzado sobre este tema, todavía se necesitan políticas públicas más efectivas y mayor inversión presupuestaria por parte del Estado

Derecho a la salud: niños no tienen cobertura de seguro médico. En zonas rurales es más preocupante. Ante los desafíos del sistema de salud paraguayo, para alcanzar la cobertura universal en salud se plantea asegurar el financiamiento sostenible del sistema con más personal de salud y mejorar el sistema de provisión de medicamentos básicos.

En relación al derecho a la educación, se estima que unos 30.000 niños de entre 5 y 9 años no van a la escuela y lo más preocupante es el caso de abusos. Ante esta realidad urge comprometer a cada uno de los pobladores a ayudar a fomentar por todos los medios, la difusión e intensificar el sentimiento nacionalista por los grandes recuerdos del pasado. Además de inspirar a la niñez para educarse en el culto del más puro patriotismo y afirmar que la rememoración de este hecho tenga el carácter de un acto nacionalista, y pueda templar el civismo del pueblo paraguayo.

Aida Ocampo Cousirat es abogada, trabaja como asistente en la Defensoría Pública con fuero de la niñez. Fue consejera de la Niñez en Codeni Yaguarón. También es voluntaria de la Fundación Koetí.

.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.