Clan Rotela usa barrabravas para sicariatos

La mayoría de los sicarios que operan actualmente para la organización criminal clan Rotela en Asunción y en Central también formarían parte de las barras bravas de los principales clubes de Primera División y se turnan para asestar los ataques, situación que dificulta poder identificarlos. A esto se suma el hecho de que los testigos y allegados de las víctimas tampoco se atreven a colaborar con los investigadores por miedo a represalias, según fuentes de la Policía.

Agentes de la Policía efectúan control aleatorio en la zona donde se registró el último ataque de los pistoleros que operan para la facción criminal.
Agentes de la Policía efectúan control aleatorio en la zona donde se registró el último ataque de los pistoleros que operan para la facción criminal.gentileza

El sábado último, dos de estos pistoleros atacaron a tiros a los miembros de una familia que estaban sentados frente a la casa ubicada en 45ª Proyectada y Antequera del Bañado Sur de la capital. En la balacera perdió la vida Bernardo Martínez Salgueiro (26), en tanto que su hermana María Florencia Martínez Salgueiro (30) quedó gravemente herida, ahora se debate entre la vida y la muerte en una sala de urgencias del Hospital de Trauma. La madre de ambos, Cecilia Salgueiro (60), también fue alcanzada por un proyectil en la mano derecha.

Las víctimas del este brutal atentado son hermanos y madre del microtraficante Édgar Eduardo Cardozo Salgueiro, alias Pira’i, cuya muerte fue ordenada por el líder de la facción criminal Armando Javier Rotela Ayala (39), actualmente recluido en Tacumbú, supuestamente, porque no había pagado por la droga que se le entregó para distribuir.

Esta vez, el ataque a los miembros de la familia, presuntamente, fue ordenado porque los líderes de la facción manejan la información de que las víctimas dieron el dato a los agentes antidrogas para que pudieran ubicar y capturar a cinco elementos claves de la estructura, durante la serie de allanamientos efectuados por la Policía el viernes último.

Es más, desde esa fecha, unos 150 miembros de la red recluidos junto con el líder están literalmente atrincherados en uno de los pabellones de la penitenciaría nacional de Tacumbú. Supuestamente, cubrieron todas las entradas con colchones y electrificaron los barrotes debido a que tienen la información de que en cualquier momento podrían irrumpir fuerzas policiales en el sitio para trasladarlos a diferentes centros penitenciarios del país.

Se habló de un intento de motín en Tacumbú, pero hasta allí se constituyó la fiscala Laura Finestra quien tras la verificación concluyó que no había ningún hecho irregular en la cárcel..