Apuntan al narco Ramón Aguayo como el autor moral del cuádruple homicidio

El que era hasta hace cinco meses el narcotraficante más buscado del Paraguay, Faustino Ramón Aguayo Cabañas (44), sería el autor moral del atentado en el que murió la hija del gobernador de Amambay, Haylee Carolina Acevedo Yunis (21). La lujosa celda del capo fue allanada ayer en la cárcel de Pedro Juan Caballero.

Faustino Ramón Aguayo Cabañas, supuesto autor moral del cuádruple homicidio. Fue trasladado ayer a la Agrupación Especializada de Asunción.
Faustino Ramón Aguayo Cabañas, supuesto autor moral del cuádruple homicidio. Fue trasladado ayer a la Agrupación Especializada de Asunción.

El allanamiento en la penitenciaría regional de Pedro Juan Caballero fue practicado por los fiscales de Crimen Organizado de Asunción Alicia Sapriza y Marcelo Pecci, con apoyo de policías de los departamentos de Crimen Organizado, Homicidios e Investigaciones, así como de elementos de las fuerzas especiales.

La comitiva actuó en el marco de la causa del atentado registrado el sábado a las 06:02 en la capital del departamento de Amambay, en el que murieron el supuesto narco local Osmar Vicente Álvarez Grance (29), alias Bebeto, y su novia Haylee Carolina Acevedo Yunis (21), quien era la hija del gobernador de Amambay, Ronald Enrique Acevedo Quevedo. En el mismo ataque perdieron la vida las brasileñas Kaline Reinoso de Oliveira (22) y Rhannye Jamilly Borges de Oliveira (19), quienes estudiaban Medicina con Haylee en sede de Pedro Juan Caballero de la Universidad Central del Paraguay (UCP).

Conexión Aguacate

La intervención del penal fronterizo se dio luego de las detenciones de seis brasileños que formarían parte del grupo que ejecutó el cuádruple homicidio y de un paraguayo que aparentemente actuó de campana y que guio a los sicarios hacia las víctimas.

Precisamente, este último, Derlis Javier López Arce (22), alias Derlis’i, tendría conexión directa con el supuesto organizador del atentado, el conocido y temido sicario fronterizo Marcio Ariel Sánchez Giménez (33), alias Aguacate, quien llegó a ser jefe de seguridad del último gran patrón que hubo en la frontera, Jorge Rafaat Toumani (asesinado en 2016), aunque después también trabajó para el otro gran capo de la región, Sergio de Arruda Quintiliano Netto, alias Minotauro (capturado en 2019).

Según la información conseguida por los investigadores, Aguacate fue a su vez contratado por el convicto Faustino Ramón Aguayo Cabañas (44), quien se entregó sorpresivamente el 27 de mayo de este año luego de que fuera declarado por la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) como el narcotraficante más buscado de la República.

Aguayo sería el dueño de las tres toneladas de cocaína que incautó la Senad en tres procedimientos consecutivos que se hicieron en 2019 en el norte del país, en el marco de la operación Polaris.

El principal objetivo de la incursión en el reclusorio pedrojuanino era la incautación de los tres celulares que tenía Aguayo y en los que habría la prueba madre que certifique que él ordenó el ataque del sábado último.

Asombrosas “coincidencias”

Sorpresiva e inesperadamente, la comitiva fiscal-policial halló ayer a Aguayo durmiendo en su lujosa celda con su joven y escultural novia, Mirna Keldryn Romero Lesme (22), cuyo celular también quedó incautado, aunque ella quedó libre.

Keldryn es la viuda del exagente especial de la Senad Carlos Gustavo Rodríguez, quien fue asesinado con fusil y pistola el 12 de diciembre del año pasado en Pedro Juan Caballero, solo tres meses después de que se casara con la citada chica.

Rodríguez salió de la Senad, supuestamente, para incorporarse a la red que dirigía en la frontera el narco brasileño Minotauro, quien por su parte era uno de los principales compradores de la cocaína que supuestamente era “importada” de Bolivia por el grupo de Aguayo.

Keldryn también habría sido amante del supuesto narco Denis Osvaldo Servín Palacios (42), alias Pimienta, quien fue igualmente acribillado con fusil y pistola el 30 de agosto de este año en Ponta Porã.

Denis Servín, alias Pimienta, era hermano de Miguel Ángel Servín Palacios (47), alias Miguel Celular, quien era el narcotraficante paraguayo más importante hasta que fue arrestado por la Senad hace seis días en el marco de la operación Belia, que es un seguimiento a la incautación de 2.906 kilos de cocaína ocurrida hace un año en el puerto Terport de Villeta.

¿Rivales amorosas?

Sin embargo, la “coincidencia” más abrumadora con relación a la mujer encontrada en la cárcel con el capo Aguayo es que la chica supuestamente fue hasta hace pocos meses la pareja de Osmar Vicente Álvarez Grance (29), alias Bebeto, novio de la hija del gobernador de Amambay y quien en principio se creyó era el único objetivo de los sicarios que atacaron el sábado de mañana en Pedro Juan Caballero.

La trama se pone más compleja aún tendiendo en cuenta que supuestamente Bebeto dejó a Mirna Keldryn Romero Lesme para empezar a salir con Haylee Carolina Acevedo Yunis, la hija del gobernador.

Entonces, la Policía y la Fiscalía ahora entienden que la propia Keldryn pudo haber instigado a su nuevo novio, Faustino Ramón Aguayo Cabañas, a que mandara a matar a su exnovio, Bebeto, y a la nueva novia de este, Haylee.

Como si faltaran otros espeluznante elementos a la intrincada historia, resulta ser que Keldryn y Haylee fueron compañeras en el Colegio Parroquial Rosenstiel de Pedro Juan Caballero y eran amigas hasta que Bebeto apareció entre ellas. Como remate, los investigadores supieron que Keldryn es hija de Óscar Romero, actual jefe de Salubridad e Higiene de la Municipalidad de Pedro Juan Caballero y miembro del equipo político del intendente José Carlos Acevedo, tío de la asesinada Haylee.

¿Instituciones fallidas?

La identificación del narcotraficante Faustino Ramón Aguayo Cabañas como supuesto autor moral del cuádruple homicidio de Pedro Juan Caballero fue precedida por una serie de escándalos propiciados por las propias instituciones estatales.

Por ejemplo, el citado capo vivía con su mujer en una celda vip que necesariamente tuvo que ser autorizada o consentida por funcionarios del Ministerio de Justicia. La encargada de esa cartera Cecilia Pérez debe aclara esto y deslindar responsabilidades.

El Poder Judicial, a través del juez Mirko Valinotti, también fue blanco de severas críticas ayer por haber ordenado la remisión de Aguayo a Pedro Juan Caballero, supuestamente para que el capo pudiera recibir tratamiento médico.

El Ministerio Público, a través del fiscal Deni Yoon Pak tampoco se opuso en su momento, al pedido de Aguayo de ser trasladado a esa cárcel.

Por otro lado, las balas de fusil con las que fueron asesinados los jóvenes, entre ellos la hija del gobernador de Amambay, fueron fabricadas por la propia Dimabel de las Fuerzas Armadas, que se declaró incapaz de determinar cómo es que sus municiones terminaron en poder de mafiosos.

Esta unidad militar también está en la mira de la Fiscalía por la posible venta de las armas incautadas que son llevadas a su depósito.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05