INC reinició la producción de clínker en Vallemí, pero con motor de Villeta

La Industria Nacional del Cemento (INC) reactivó la producción de clínker, luego de reemplazar el motor averiado del molino de crudo de la línea industrial de Vallemí (Concepción). Para ello se llevó el motor del molino viejo de la planta de Villeta (Central), donde se producirá menos.

El motor de la planta de Villeta que se llevó a Vallemí para que se pueda reactivar la producción de clínker.
El motor de la planta de Villeta que se llevó a Vallemí para que se pueda reactivar la producción de clínker.gentileza

Luego de que el presidente de la INC, Ernesto Benítez, haya ordenado que se desmantele el motor de accionamiento del molino viejo de cemento de Villeta (Central), para trasladarlo vía terrestre a Vallemí (Concepción) y que este ingenio se utilice en vez del motor averiado del molino de crudo de dicha planta, la cementera estatal reactivó la producción de clínker durante el fin de semana, según se informó ayer.

Si bien se reinició la producción de clínker en Vallemí, en Villeta disminuirá la producción de cemento, porque en esta planta solo quedó operativo el cuestionado molino chino que en su momento proveyó la firma Engineering (de Juan Andrés Campos Cervera), lo que causará una enorme disminución del despacho, según adelantaron fuentes sindicales. Es que la mayor parte de la producción de la fábrica seguía siendo del viejo molino de cemento, que ahora se quedó sin motor.

La cementera del Estado tuvo que parar una vez más la producción de la materia prima del cemento la semana pasada, porque el horno de clínker de la planta de Vallemí no podía operar sin el funcionamiento del molino de crudo.

La firma recientemente adjudicó la reparación de esta máquina por G. 297 millones a la empresa CIE, según los registros de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), pero pese a las inversiones el aparato dejó de funcionar esta semana.

Varias veces ya paró la producción este año

La INC paralizó recientemente su producción durante 60 días en Vallemí, para realizar tareas de “mantenimiento”, supuestamente para solucionar todos los problemas de la planta. La cementera gastó más de G. 4.591 millones en estas “tareas”, pero tras la inversiones siguen las constantes fallas y paros. La crisis de la empresa es insostenible por lo que nueve sindicatos de la firma se prevén reunir hoy con el vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, a quien ya solicitaron la destitución de Ernesto Benítez.

Según una nota remitida por los nueve sindicatos a Velázquez, la empresa estatal registra una pérdida de casi G. 44.000 millones en lo que va de este año, mientras la deuda a corto plazo de la firma representa G. 443.671.219.169. Agrega que los compromisos más importantes de la cementera tienen relación con obligaciones pendientes con proveedores (en moneda extranjera), que suman G. 80.669.743.059; con acreedores por productos a entregar, por G. 32.199.114.185; obligaciones con proveedores de bienes y servicios, G. 180.889.773.048; y financiamiento temporal de caja, que llega a G. 70.676.502.779.

“La situación crítica de la INC ha llegado a un nivel descontrolado, al borde de una total quiebra técnica y financiera, producto de una combinación de bajo rendimiento y mala gestión de la administración actual, que, al cierre del octavo mes del año 2021 apenas llegó a producir y comercializar el 31% de lo presupuestado en productos terminados”, resalta el escrito.

Impunidad pese a fracaso de la inversión de los bonos

Durante el Gobierno de Horacio Cartes, la INC recibió US$ 80 millones de los bonos soberanos para invertir en el mejoramiento del horno, de su línea de molienda y varios otros sectores de la cementera, tanto en Villeta como en Vallemí, supuestamente para aumentar la producción diaria a 90.000 bolsas de cemento y de 2.000 a 2.200 toneladas de clínker por día. Pero esto no ocurre hasta la fecha y la empresa estatal no produce lo que debería por las fallas constantes de las máquinas que costaron millones.

Por esta situación, la Contraloría General de la República (CGR) inició en octubre último una auditoría general a la firma estatal. El ente contralor ya había revelado el fracaso de la “inversión” de los bonos soberanos, pero la Fiscalía poco o nada avanzó con las investigaciones. El caso está en manos del fiscal Jorge Arce, de la Unidad Especializada de Delitos Económicos y Anticorrupción, desde diciembre del 2019.

“No afectará al despacho”

El titular de la INC, Ernesto Benítez, señaló que el despacho de cemento de Villeta no se verá afectado por el traslado del motor del molino viejo de esta fábrica a Vallemí. “El promedio de despacho actual de Villeta es de entre 35.000 a 40.000 bolsas por día y con un solo molino se puede producir esa cantidad”, expresó. Según el funcionario se puede producir dicha cantidad con el molino chino que proveyó Engineering, pero ni con los dos molinos operando la INC llegó a entregar la cantidad de bolsas que mencionó Benítez.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.