Sin ser procesada, abogada recusó a fiscales del caso de familia Sopeña

LUQUE. La abogada Gilda Bordón Roux, exdefensora de la familia Sopeña hasta un día antes del desalojo, recusó a los tres fiscales que investigan el ilegal despojo de inmueble privado realizado mediante un juicio ficticio. Su estudio jurídico fue allanado el pasado martes y se incautaron varios elementos. Bordón no está imputada y ya empieza a chicanear.

Allanamiento realizado días atrás al estudio jurídico de una de las investigadas en el caso. Por dicho procedimiento, los fiscales fueron recusados.
Allanamiento realizado días atrás al estudio jurídico de una de las investigadas en el caso. Por dicho procedimiento, los fiscales fueron recusados.

Los agentes Sandra Ledesma, Sophia Galeano y Augusto Ledesma Blasser fueron recusados por la abogada Gilda Bordón Roux, dueña del estudio jurídico “BRS Bordón Roux & Serrati y Asociados”.

De acuerdo a los datos, la letrada se habría molestado por el procedimiento fiscal policial llevado a cabo en sus lujosas oficinas ubicadas en el barrio Jara de Asunción. La misma ni siquiera fue imputada en la causa.

Los intervinientes recorrieron en la noche del martes unas doce oficinas dentro del edificio donde funciona el estudio jurídico anteriormente citado.

En el lugar fueron encontrados varios documentos relacionados a la propiedad de la familia Sopeña, además de talonarios de cheques bajo el concepto de “regalías para el Juzgado de Paz de la Catedral”.

En este Juzgado tuvo origen el mandamiento de desalojo de fecha 23 de abril, de la propiedad de los Sopeña, ubicado en Luque. Dicho documento estaba firmado por la actuaria Mouriel Vera (investigada) y la jueza Fátima María Luisa Vera de López, quien falleció en mayo de este año a causa del covid.

La presunción del Ministerio Público es que el estudio jurídico de Gilda habría sido el responsable del supuesto juicio, que en realidad, nunca existió en el Juzgado de Paz de la Catedral de Asunción.

Esta dependencia judicial también fue allanada la semana pasada y se hallaron indicios que sustentan las sospecha de los fiscales.

“En este Juzgado no existe el expediente de la causa Ema Nilza Turo Martínez contra Formasa SA, y tampoco existió nunca el juicio en el cual la familia Sopeña supuestamente perdió su propiedad”, aseguraron los fiscales el día de la intervención.

Escondieron equipos informáticos y circuito cerrado

De las oficinas del estudio jurídico de Bordón Roux, antes del allanamiento “desaparecieron” todos los equipos informáticos, no así los ratones de las computadoras. También se llevaron el disco duro del sistema de circuito cerrado, indicaron los intervinientes.

El domicilio de Bordón ubicado a pocas cuadras del estudio jurídico, también fue allanado el mismo día. En el lugar se incautó una agenda que fue hallada en la oficina de Gilda, donde a mano, se escribió “Formasa SA y se esquematizó cómo se va a realizar la transferencia, todo con flechitas”, afirmó la fiscala Sandra luego del allanamiento. La mujer no estaba en su casa en el momento del allanamiento.

Abogados investigados

Formasa SA era la inmobiliaria del fallecido Ángel Sopeña, padre del actual denunciante, Mariano. El presunto juicio ficticio de desalojo fue contra la firma ubicada en una inmensa propiedad. Gilda Bordón fue abogada de Mariano Sopeña, hasta un día antes del desalojo. En el esquema, también aparece otro abogado de estudio jurídico, Marcos Bogado, “defensor” de Sopeña, mientras a su espalda presuntamente tramaban el despojo.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.