Solo sueldo del mes y aguinaldo de familia Ovelar cuestan G. 500 millones

Sin importar en que bando esté, el senador Silvio “Beto” Ovelar (ANR, cartista) cuenta con una decena de familiares directos colgados de la función pública. Solamente su esposa se embolsa este mes más de G. 196 millones con su sueldo de diciembre y aguinaldo. Su parentela solo este mes le cuesta a los ciudadanos más de G. 500 millones.

Parientes de Silvio "Beto"· Ovelar en la función pública.
Parientes de Silvio "Beto"· Ovelar en la función pública.ABC COLOR

Si hay algo que caracteriza al senador Silvio “Beto” Ovelar (ANR, cartista) es que ha sabido ubicarse y cambiar de bando para mantenerse en cargos públicos y, también, tiene gran habilidad para colocar a su parentela en la función pública.

Además de casi todos sus hermanos, gran parte de su familia política ostenta altos cargos en las binacionales y otras instituciones, pero sobre todo con sabrosos salarios.

Los últimos datos oficiales de Itaipú Binacional refieren que su esposa, Iris Magnolia Mendoza Balmaceda, en carácter de directora jurídica de la institución cobra mensualmente al menos G. 98.045.832, aunque fuentes internas de las institución indican que su remuneración total ascendería a G. 150 millones.

Hay que destacar que tanto Itaipú como la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), en los últimos tiempos se niegan a proveer información sobre salarios y otros datos de sus funcionarios, por lo que la información pública al respecto está desactualizada.

Por su parte, su suegro, Armando Mendoza Romero cobra mensualmente unos G. 43.697.642; y su cuñada, Violeta Mendoza Balmaceda la nada despreciable suma mensual de G. 34.885.611, ubicada en la misma institución. Estos datos tampoco se encuentran actualizados a diciembre de este año por las mismas restricciones anteriormente citadas.

También, su cuñado José Armando Mendoza Balmaceda es juez y cobra G 17.806.000 como funcionario de la Corte Suprema de Justicia.

Como si no fuera suficiente, la propia familia consanguinea del senador colorado es numerosa, y casi en su totalidad está ubicada en cargos públicos.

Robert Eligio Ovelar Benítez es el que tiene un salario más elevado entre los hermanos. Percibe mensualmente G. 22.097.917 como funcionario de la Dirección Nacional de Aduanas.

Otros dos de sus hermanos también están en instituciones ligadas a la justicia. Lourdes Mariela Ovelar Benítez es asistente fiscal con salario de G. 7.025.477 y su hermano Rodney Gustavo Ovelar Benítez es defensor público asignado a Caaguazú, con sueldo de G. 17.555.600.

Su hermano Hugo Jamil Ovelar Benítez cobra en la Municipalidad de Coronel Oviedo G. 9.000.000 mensuales.

Además, varios de sus sobrinos también ya aparecen en las nóminas estatales, pero sin tenerlos en cuenta, contando solamente a los más directos, estos representan una erogación mensual de G. 250.114.079.

Al año, esto implica que la familia Ovelar recibe en concepto de sueldos y otros beneficios al menos G. 3.251.483.027, incluyendo ya el aguinaldo.

Si se suma el salario del legislador, unos G. 32.774.840 mensuales, el costo anual al Estado es de G. 3.677.555.947.

Utilizó varias veces su banca para defender privilegios

Pese a gozar de salarios y beneficios escandalosos, Silvio “Beto” Ovelar (ANR, cartista) nunca estuvo dispuesto a renunciar a ninguno de ellos, e incluso en plena crisis de la pandemia, utilizó su banca para tratar de evitar que se recorten el salario de su esposa, suegro y otros funcionarios de las binacionales.

En julio del año pasado, él mismo se había delatado que estaba operando a favor de su esposa, Iris Magnolia Mendoza contra la Ley “Godoy” como se conocía a un proyecto que buscaba reducir el tope de remuneración de todos los funcionarios del estado a G. 32. millones, que es lo que cobra el presidente de la República.

En plena sesión virtual, Ovelar dejó abierto su micrófono y reportó el resultado de la votación a su esposa, comunicando que habían perdido.

No fue la única vez que actuó de esa manera, en octubre de ese mismo año le volvió a pasar lo mismo, aunque en ese caso incluso le consultó a su esposa cómo debía votar sobre un proyecto de indemnización a exfuncionarios de Itaipú.

Ovelar nunca tuvo empacho en oponerse a cualquier recorte que afecte a los funcionarios binacionales, alegando que supuestamente la Ley los impide.

No hay que olvidar que “Beto” Ovelar también es un férreo defensor de retroceder al anterior sistema de listas “sábana”.

Luego de las elecciones municipales pasadas, propuso la idea de reinstaurar las listas cerradas y bloqueadas, a fin de impedir que los electores puedan reordenar la lista en base a su preferencia, aunque tampoco se hizo cargo del proyecto que finalmente fue presentado por un grupo de senadores liberales.

Llamativamente, su postura personal contra el desbloqueo confronta fuertemente con la de su nuevo líder, el expresidente Horacio Cartes, quién ha decretado que su movimiento, Honor Colorado rechaza cualquier posibilidad de retroceso al sistema anterior.

Ahora cartista, se acomodó con base en tratos “apu’a”

El senador Silvio “Beto” Ovelar (ANR, cartista) ingresó a la política siendo gobernador de Caaguazú entre 1998 y 2003, aunque desde entonces fue migrando de carpa en carpa para seguir aferrado al poder.

Tras su periodo como gobernador, de la mano del expresidente de la República Nicanor Duarte Frutos había llegado a ser designado ministro de la Secretaría de Acción Social (SAS).

En 2013 se postuló para senador, siendo electo gracias a las listas “sábana” y pese a una cuestionado hecho de compra de votos, siendo filmado en flagrancia y pese a lo cual no tuvo mayores consecuencias.

En una filmación, se lo ve y escucha ofrecer un “trato apu’a” a un dirigente liberal de su Caaguazú, para que este retenga la cédula de los afiliados liberales, para que estos no puedan votar.

El mismo salió bien librado con apenas una suspensión como senador de 90 días y sin ninguna investigación penal en contra.

Ya en 2013, fue marcando distancia con el entonces presidente Horacio Cartes y formando el bloque opositor interno colorado que luego pasaría a denominarse Colorado Añetete.

Como fundador de Añetete, fue uno de los impulsores de la figura del actual presidente Mario Abdo Benitez a pelear primero la presidencia de la ANR, donde perdió contra el diputado Pedro Alliana, y luego sí lograr la victoria en las internas presidenciales contra Santiago Peña.

Aún en rol de opositor a Cartes, fue uno de los que se mantuvo en contra de la intención de reelección que impulsó el cartismo y que terminó con el asesinato de Rodrigo Quintana y la quema del Congreso. En dicho tiempo no se ahorró críticas a HC. Sin embargo, la semana pasada oficializó su paso al cartismo. En su departamento se disputa el liderazgo con el ministro Mario Varela y los Soto Estigarribia (oficialistas) y con el diputado Miguel del Puerto (cartista).

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.