Presidente de INC premió con insólita bonificación a sus empleados leales

A través de la resolución 788/2021, con fecha del 16 de diciembre último, el presidente de la INC, Ernesto Benítez, autorizó el pago de una bonificación de hasta G. 14.000.000 a siete funcionarios de Vallemí, como premio por “trabajos” que realizaron. Estos empleados ya cobran sueldazos en la cementera.

El horno de Vallemí volvió a operar gracias a un motor de Villeta, que se sigue usando hasta ahora para el molino de crudo, pero titular de la empresa premió a sus funcionarios por este "logro".
El horno de Vallemí volvió a operar gracias a un motor de Villeta, que se sigue usando hasta ahora para el molino de crudo, pero titular de la empresa premió a sus funcionarios por este "logro".

La Industria Nacional del Cemento registra sólo pérdidas en lo que va de este año, pero el titular de la empresa, Ernesto Benítez, premió con una insólita bonificación a los empleados que son leales a sus intereses, según trascendió ayer.

Estos funcionarios tienen sueldazos en la cementera, pero además recibieron este mes un pago extra como “retribución por los trabajos realizados durante el mantenimiento programado del horno de la planta industrial de Vallemí”, de acuerdo a la resolución que autoriza el desembolso, al cual accedió este diario.

Si ya están percibiendo un salario para realizar estas tareas en la cementera pública ¿por qué se les pagó una retribución extra? es la consulta que el presidente de la estatal se niega a responder.

Uno de los privilegiados es el director de la fábrica de Vallemí, Alberto Eulogio Arias Cáceres, que percibió un pago extra de G. 14.000.000, monto que se suma a su salario de nada menos que G. 17.395.084. Asimismo, el jefe de producción, Primo Atilio Lugo Caballero, también cobró una gratificación de G. 13.000.000, monto que se adiciona a su salario de G. 15.557.918.

La lista sigue con Dionisio Recalde, jefe de mantenimiento de Vallemí, con un sueldo de G. 15.436.534 y cobró un premio G. 13.000.000 y Chabeli María Chaparro Meza, jefa de seguridad industrial, con un salario de G. 14.431.134 y una ayuda G. 7.500.000.

Asimismo, José María González Ojeda y Cristhian Vallejos Ferreira, ambos asistentes de mantenimiento, ganan un salario de G. 12.032.700 y percibieron un pago extra de G. 7.500.000 cada uno. Por último, Diego Antonio Torres Ramírez, también asistente de mantenimiento, tiene un sueldo de G. 12.471.268 y cobró un premio de G. 5.000.000.

Mientras tanto, los funcionarios que denuncian las irregularidades en la administración de Benítez, son castigados con traslados o enviados al freezer, principalmente los secretarios sindicales como Tomás Soria, Narciso Román, César Alvarenga, Silverio Novato González, Eusebio Mazacotte, Fernado Lovera, Rubén Denis, Marcelino Miñarro y Venancio Gavilán, por citar algunos.

ABC intentó tener la versión del titular de la estatal, pero no se tuvo respuestas. El mismo ya había manifestado días pasados que ya no iba a responder las consultas de este diario. La INC hoy se enfrenta a una crisis financiera y técnica, pero el administrador de la firma dilapida recursos en vehículos, tercerizaciones y flete.

¿Premio a la ineficiencia?

Tras el mantenimiento que la INC realizó al horno de Vallemí, por cuyos “trabajos” la estatal ahora premió con una bonificación a siete funcionarios, la máquina seguía teniendo fallas, que se cuestionaron en su momento. La cementera recién reactivó la producción de clínker, luego de reemplazar un motor averiado del molino de crudo de la línea industrial de Vallemí (Concepción), para lo cual se tuvo que llevar un motor del molino viejo de Villeta (Central). El horno paró 2 meses para su mantenimiento y aún así siguieron los problemas.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.