Confirman a monseñor Adalberto Martínez como nuevo arzobispo de Asunción

Monseñor Adalberto Martínez, quien hasta ayer era obispo de Villarrica, fue nombrado hoy como nuevo arzobispo de la Arquidiócesis de la Santísima Asunción. En sus primeras declaraciones, prometió “tolerancia cero” ante casos de abusos o acosos dentro de la Iglesia. Asumirá en reemplazo de monseñor Edmundo Valenzuela, quien deja el puesto luego de fenecer la prórroga que le concedió el papa Francisco.

Monseñor Adalberto Martínez (d), acompañado de Edmundo Valenzuela, durante el anuncio.
Monseñor Adalberto Martínez (d), acompañado de Edmundo Valenzuela, durante el anuncio.Virgilio Vera, ABC Color

En la conferencia de prensa brindada esta mañana, el nuncio apostólico de Su Santidad, monseñor Eliseo Ariotti, comunicó el nombramiento de monseñor Adalberto Martínez como arzobispo metropolitano, como decisión proveniente de la Santa Sede de la Iglesia Católica. El líder religioso asumirá formalmente el próximo 6 de marzo en la Catedral Metropolitana.

Cabe recordar que monseñor Edmundo Valenzuela, de 77 años, deja de ser el arzobispo de Asunción luego de fenecer la prórroga que le concedió el papa Francisco. El religioso había presentado renuncia hace dos años al cumplir 75 años, tal como establece el derecho canónico.

Monseñor Adalberto Martínez, agradecido y confiado

Tras el anuncio, monseñor Martínez expresó su total gratitud a toda la comunidad y al papa Francisco por la confianza depositada en su persona. Expresó que asume la responsabilidad “con la confianza puesta en la misericordia de Dios y en la Santísima Virgen de la Asunción y sin olvidarme de la beata Chiquitunga”.

Agregó que recibió la noticia hace cinco días, tras lo cual pensó en todas sus limitaciones, pero dijo sentirse muy confiado en la guía de Jesús. “El mundo y el Paraguay necesitan urgentemente de más discípulos misioneros para la tarea de la siembra de la buena noticia de Jesús, el único salvador del mundo”, manifestó.

Agregó que a partir de ahora se viene un camino “de mucho aprendizaje” conjunto. “Aquí estoy, para intentar discernir y hacer la voluntad de Dios, y ser un instrumento de servicio de la construcción del Reino de esta iglesia en particular, en comunión con los sacerdotes y toda la arquidiócesis”, declaró.

Así también, dijo que va a seguir los pasos que ha marcado monseñor Valenzuela, además de acompañar y animar con convicción las diversas iniciativas pastorales del papa Francisco.

“Tolerancia cero”

En la ronda de preguntas, le consultaron sobre los casos de acoso que empañan a la Iglesia Católica. Al respecto, prometió “tolerancia cero”.

Cabe recordar que su sucesor, monseñor Edmundo Valenzuela, había sido muy cuestionado por sus declaraciones ante las denuncias de este tipo de hechos. Había dicho, por ejemplo, que el acoso cometido por el ex párroco de Limpio, presbítero Silvestre Olmedo, constituye “un acto indecoroso, un acto no grave”, para el Derecho Canónico.

Incluso calificó el hecho como una “piedrita” ante un caso de abuso de menores, que sería comparable a una montaña.

El currículum del nuevo arzobispo

Casi 25 años de episcopado

Monseñor Martínez Flores nació en Asunción y tiene 70 años de edad, 37 años de sacerdocio y 24 de episcopado. Realizó sus estudios universitarios en la Universidad Nacional de Asunción, luego estudió inglés avanzado en Washington DC y durante esos años colaboró en la pastoral hispana en apoyo al Centro Católicos Hispano.

En 1977 ingresó a la Escuela Internacional Sacerdotal de la Obra de María, en Frascatti, Italia. Años después, fue director de Congresos Internacionales para la formación de los seminaristas del Movimiento de los Focolares en Buenos Aires y otras provincias de la Argentina. Fue ordenado diácono en abril de 1985 y presbítero el 24 de agosto de 1985.

En las Islas de Santa Cruz y Santo Tomás trabajó en el apostolado con los hispanoparlantes y migrantes de 1984 a 1993. Luego de nueve años de ministerio sacerdotal en el exterior, regresó al Paraguay para incardinarse en la Arquidiócesis de Asunción, donde el Arzobispo de aquel entonces era Santiago Benítez. Fue nombrado vicario parroquial y luego, párroco de la Parroquia “Sagrados Corazones de Jesús y María”, en Asunción, Paraguay.

Trayectoria episcopal de monseñor Martínez

El ahora arzobispo de Asunción había sido ordenado obispo titular de Tatilti. Fue auxiliar de la Arquidiócesis de la Santísima Asunción entre 1997 y 2000.

También trabajó en la Diócesis de San Pedro y luego fue obispo de la Fuerzas Armadas de la Nación y de la Policía Nacional, hasta el 2018. El 23 de junio, mediante un comunicado de la Santa Sede, fue nombrado como obispo titular de la Diócesis de Villarrica del Espíritu Santo y el 16 de setiembre tomó posesión canónica de la misma.

Breve historia del arzobispado de Asunción

En 1929 se estableció la Provincia Eclesiástica del Paraguay con una Arquidiócesis y su primer arzobispo fue Mons. Juan Sinforiano Bogarín. A este le sucedió Aníbal Mena Porta. El tercer arzobispo fue Mons. Ismael Rolón Silvero, mientras el cuarto Mons. Felipe Santiago Benítez. El quinto arzobispo fue Pastor Cuquejo y el sexto Mons. Edmundo Valenzuela .Con la designación de hoy, Mons. Adalberto Martínez, será el séptimo arzobispo, cuando el 6 de marzo, a las 11:00, tome posesión de cargo durante la misa que se oficiará en la Catedral Metropolitana.

El arzobispo metropolitano, cargo que ocupará Martínez, es la autoridad máxima de la Iglesia Católica en el Paraguay. Arzobispo significa primero entre iguales. Su misión es mantener la comunión de los obispos con el Papa. En caso de conflicto entre obispos, primero se debe tratar en la Conferencia Episcopal Paraguaya y si no hay solución interviene el arzobispo metropolitano con directiva precisa del Santo Padre, remitidas a través de la Nunciatura.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.