Loiken, la joven que rescata a los mykure y busca tumbar mitos contra ellos

Se ha dicho de todo sobre ellos y se han ganado tan mala reputación a causa de los mitos, que no logran salir con vida si se encuentran con humanos. Son los mykure o zarigüeyas, marsupiales inofensivos que se alimentan de insectos, alacranes y hasta serpientes venenosas. Loiken Knöpfelmacher, estudiante de veterinaria, se dedica a rescatarlos, cuidarlos y devolverlos a su hábitat. “Los juzgan sin conocerlos”, afirma.

Loiken Knöpfelmacher, estudiante de veterinaria, o la "doctora mykure", como la conocen algunos, posa con un ejemplar de mykure en un barrio de San Lorenzo.
Loiken Knöpfelmacher, estudiante de veterinaria, o la "doctora mykure", como la conocen algunos, posa con un ejemplar de mykure en un barrio de San Lorenzo.Instagram/@doctoramykure

Loiken Knöpfelmacher es enfermera y estudiante de veterinaria. Hace un tiempo se dedica a rescatar zarigüeyas, los famosos mykure, considerados “enemigos peligrosos” por gran parte de la ciudadanía y juzgados por los “antecedentes” que se les atribuye. Que tienen rabia, que matan gallinas, pollitos y que despiden un olor nauseabundo, son algunas de las versiones que esos animalitos se “cargan” en la espalda.

Son marsupiales, y si hay algo que realmente cargan, son sus bebés en las “bolsitas” que llevan en el vientre, mientras se alimentan de insectos, alacranes y hasta serpientes que rondan los hogares. Pero nada de esto importa cuando una persona se encuentra “cara a cara” con uno, pues termina golpeándolo con lo que sea que encuentre.

Para evitar que esto ocurra, Knöpfelmacher señala que lo importante es conocerlo, informarse y comprender la importancia que estos animales tienen en el ecosistema.

Hace un tiempo, se encarga de rescatar zarigüeyas o mykure, tanto adultos como bebés que quedan huérfanos, luego de que sus madres se hayan atravesado en el camino de una persona.

Lea más: El peculiar rescate y asistencia a un mykure herido de machetazos

“La gente me llama, me cuenta que tienen bebés de mykure huérfanos, o un adulto herido y me acercan hasta mi casa. Yo los recibo de forma gratuita, los cuido, los alimento hasta que estén fuertes y luego los libero en un hábitat seguro para ellos”, manifestó.

Loiken comentó que se encarga de los mykure hasta que tengan edad y puedan sobrevivir para ser liberados. Recibe mykure bebés, adultos heridos, los cuida, los alimenta y luego los libera en zonas boscosas para que puedan continuar con sus vidas.

La variedad de zarigüeyas existentes en Paraguay

Explicó que existen 18 tipos de zarigüeyas y éstas generalmente habitan en patios o casas de zonas suburbanas. Se alimentan de bichos, insectos, serpientes con veneno, ranas, alacranes, pequeños roedores, garrapatas, también frutas y algunas hojas verdes.

“También, claro, comen huevos y pollitos en el campo, que es lo que generalmente crea problemas y se los mata”, explicó.

“Empecé cuidando dos animalitos y después, cuando la gente empezó a contactarme, vi la necesidad de crear una página en donde pueda informar sobre ellos y concienciar a las personas acerca de la importancia de estos animalitos en la naturaleza”, comentó.

“Hace una semana liberé cinco zarigüeyas y ahora tengo 20 que son bebés, que al estar fuertes, van a ser liberados también. Tengo una mamá que tiene la columna rota, al parecer le pegaron con algo. Ella tiene bebés en su marsupio, que también requieren de cuidado”, señaló.

Comentó que estos animales son curiosos, pero a la vez mucho miedo. “Siempre van a huir, no van a atacar, van a gruñir porque es su defensa, muestran los dientes pero es raro que muerdan, van a abrir la boca para mostrarse amenazante, pero siempre van a optar por huir”, indicó.

Los mitos sobre el mykure

Entre los mitos que envuelven a estos animales, se encuentran dos principales: la rabia y el mal olor.

“La gente les mata porque piensan que tienen rabia y no es así. Se cree que son inmune a la rabia, no hay información al respecto sobre esta especie en Paraguay. El otro mito es el del olor. Dicen que despide un olor fuerte, pero en realidad es la comadreja la que lanza el olor. La zarigüeya es un marsupial, la comadreja es un mustélido, no hay en América del Sur y ellos son los que tienen una glándula de olor”, explicó.

En cuanto a cómo los alimenta mientras están bajo su cuidado, señaló: “Tienen una dieta especial, llamada dieta Newton, que consiste básicamente en vísceras de pollo hervidas, hojas verdes altas en calcio, frutas como aguacate, mandarina, mango, cítricos, algunos bichitos”.

¿A qué número llamo para que se rescate a un mykure?

Loiken dijo que el objetivo es concienciar a la ciudadanía acerca de las bondades de este animal para que dejen de matarlos, y de hacerles daño cuando se encuentren con uno.

“Realmente es más beneficioso que dañino para la naturaleza, hay que informarnos antes de juzgarlos y educar también a los niños para que los cuiden”, alentó.

En caso de que alguna persona se encuentre con un mykure, puede contactarse con Loiken al teléfono 0981 888 088, informarse sobre el animal visitando su cuenta en Instagram “Doctora Mykure”. También instó a las personas a que si encuentran uno en el patio, que lo dejen vivir tranquilo, pues no hace daño.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.