Mades sigue indiferente al problema causado por diques en el Pilcomayo

Pobladores y productores afincados al sur del fortín Gral. Díaz denuncian la indiferencia del Ministerio del Ambiente (Mades) ante el drama causado por las represas instaladas en el curso del Pilcomayo. El ingreso del agua no beneficia a todos por igual. La instalación de represas impide el escurrimiento del río.

Los caminos construidos en forma indiscriminada actúan como represas al impedir el escurrimiento del río Picomayo.
Los caminos construidos en forma indiscriminada actúan como represas al impedir el escurrimiento del río Picomayo.

Pobladores y productores instalados al sur del fortín General Díaz, en el departamento de Presidente Hayes, cuestionan la indiferencia del Ministerio del Ambiente por los problemas causados por represas que impiden el escurrimiento del río Pilcomayo.

El pasado 29 de marzo remitieron una nota al Mades informando la apremiante situación que enfrentan cada invierno, en coincidencia con el período de seca en el Pilcomayo.

En el escrito reclamaron la intervención del Mades para lograr que el Pilcomayo pueda escurrirse sin inconvenientes hacia el interior del Chaco paraguayo.

Ante la falta de respuesta del ministerio, volvieron a presentar un escrito, esta vez pidiendo una audiencia con el titular del Mades, César Ariel Oviedo.

De nuevo el silencio fue la respuesta de la secretaría de Estado.

Cuestionan indiferencia

Pobladores y productores de la zona de Tinfunque - Bañado Sur del Pilcomayo firmaron y entregaron la nota al Mades denunciando la apropiación del curso del Pilcomayo en establecimientos ganaderos situados al sur del fortín Gral. Díaz.

El resultado de la instalación de diques es el represamiento de las aguas del río, en beneficio de un grupo de establecimientos.

El período de inundación del Pilcomayo coincide con el verano, mientras que la estación seca se siente con fuerza en los meses de invierno, con el agravante de que las pasturas son afectadas con frecuencias por las heladas.

La seca es particularmente fuerte en la zona del Pilcomayo, por la falta de agua y por las heladas que destruyen el alimento del ganado.

La apropiación del Pilcomayo impide que las aguas puedan llegar al interior del Chaco paraguayo, en beneficio de un conjunto de propiedades ubicados en los alrededores de Tinfunque, Ávalos Sánchez, fortín Caballero, fortín Esteban Martínez.

Los productores recuerdan al Mades la obligación del Estado paraguayo, en particular del ministerio como autoridad de aplicación, de garantizar la distribución justa y equitativa de las aguas del Pilcomayo.

Al respecto indican que “se requiere establecer en la mayor brevedad posible una mesa técnica interinstitucional para la búsqueda de soluciones al problema de las represas en el Pilcomayo”.

No es problema nuevo

En los últimos tres años, los pobladores del Bañado Sur del Pilcomayo reclamaron sin éxito alguno la intervención del Ministerio del Ambiente.

Las aguas llegan sin mayor inconveniente hasta Gral. Díaz. Al sur del fortín comienzan los problemas porque las represas se van sucediendo en una serie de cauces menores que deberían conducir al Pilcomayo al interior del Chaco.

Los productores lamentan la falta de compromiso del Mades con el Pilcomayo.

Intervención sin éxito de la fiscalía

En agosto del año pasado, el Ministerio Público logró confirmar la existencia de represas en el cauce del Pilcomayo. El fiscal adjunto Augusto Salas realizó una verificación en el sector sur de Gral. Díaz y logró comprobar que los diques retienen las aguas del río.

Se presentó ante el juzgado de Villa Hayes el pedido de intervención judicial para destruir las represas, pero no se concretó el pedido del Ministerio Público.

Las represas siguen en pie en la zona.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.