Condenan a motochorros a 22 y 8 años de cárcel por asalto mortal

Un Tribunal de Sentencia de Central condenó a 22 y 8 años de pena privativa de libertad a dos motochorros que, en febrero de 2019, atacaron a una joven frente a su domicilio de San Lorenzo, para quitarle su celular. Uno de ellos mató de un tiro al padrastro de esta cuando intentaba auxiliarla.

Los dos motochorros condenados, en juicio oral y público, a 22 y 8 años respectivamente, por homicidio doloso, robo agravado y robo con resultado de muerte.
Los dos motochorros condenados, en juicio oral y público, a 22 y 8 años respectivamente, por homicidio doloso, robo agravado y robo con resultado de muerte.ABC COLOR

El Tribunal de Sentencia de Central, presidido por el magistrado Juan Carlos Rochol Céspedes e integrado por los jueces Fátima Soledad Rojas y Julio César López Martínez, resolvieron condenar a 22 años de cárcel a Sebastián Ojeda Paredes (25 años), alias Pana, y a 8 años de prisión a Fidel Valiente (36 años), dos motochorros que fueron hallados culpables de la comisión de homicidio doloso, robo agravado y robo con resultado de muerte, ocurrido el 15 de febrero de 2019, en el barrio Villa Industrial, de la ciudad de San Lorenzo.

En representación del Ministerio Público estuvo el agente fiscal Julio Ortiz, quien durante el juicio que culminó el viernes último, logró demostrar la culpabilidad y el grado de participación en el hecho de los ahora condenados.

Ortiz informó a ABC que solicitó la aplicación de una pena de 30 años para Ojeda Paredes y se dictaron los 22 años; mientras que para Valiente, solicitó 8 años, que le fueron dados. Este último colaboró con la pesquisa y así se llegó a Ojeda.

Actuaron con violencia

De acuerdo con la acusación del fiscal, a las 22:00 del 15 de febrero de 2019, Yessica Araceli Gómez Valdez fue sorprendida en la puerta de su domicilio por Sebastián Ojeda, quien, con un arma de fuego en una de las manos, bajó de un biciclo que era guiado por Fidel Valiente. Ojeda rápidamente intimó a la mujer a que entregue su teléfono, pero ella se negó, lo que dio inicio a un forcejeo entre ambos.

El padrastro de la muchacha, Felipe Ramón Romero Amarilla, escuchó que Yessica estaba gritando afuera, por lo que se dirigió a su auxilio junto con su cuñada, quien arrojó una taza para intentar ahuyentar al maleante. Sin embargo, esa acción no hizo más que enojar a Ojeda que efectuó un disparo contra la humanidad de Felipe Romero, que minutos más tarde le provocó la muerte.

El momento de confusión provocado por el tiro fue aprovechado por Ojeda y Valiente para escapar del lugar en la misma moto.

Teléfono robado reducido

Mediante informes de la telefonía Telecel, el fiscal Ortiz constató que el celular sustraído de Yessica fue revendido a varias personas, entre el 16 y 22 de febrero.

Los investigadores rastrearon a una de las reducidoras hasta el barrio Anahí de San Lorenzo, quien dijo que recibió el aparato de Ojeda y Valiente, horas después de haber cometido el fatal hecho ilícito.

El 22 de marzo de ese año, se logró la captura de Fidel Valiente. Este dijo que aquel 15 de febrero, Ojeda le había pedido que le lleve a la casa de una chica, pero en el camino decidió asaltar a alguien, que resultó ser Yessica Gómez.

Familiares agradecidos

A través de las redes sociales, familiares del fallecido y la joven asaltada manifestaron su agradecimiento al agente fiscal y al Tribunal por la justicia impartida en el caso.

“Luego de tres años volví a conciliar el sueño y estoy segura que ahora está descansando en paz quien en vida fuera mi pareja Felipe Romero”, escribió la esposa del fallecido.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.