Arquitecto critica la fachada actual de la Basílica de Caacupé

La Basílica de Caacupé, el centro de peregrinación más importante de los católicos en el Paraguay, presenta un aspecto diferente luego de que en uno de los costados se haya construido una estructura que se utiliza como cabina de sonido. El arquitecto Eduardo Alfaro dijo que esa obra es una aberración y agregó que se destruyó lo poco lindo que quedaba de la parte frontal del santuario.

Arquitecto critica la fachada actual de la Basílica de Caacupé
La cabina de sonido sobresale en el lado derecho de la basílica.Faustina Agüero

La Basílica menor de Caacupé es el santuario más importante del país y cada año reúne a miles de fieles que acuden para ofrecer su devoción a la Virgen de los Milagros de Caacupé.

Un 21 de febrero de 1940, el arquitecto Miguel Ángel Alfaro, entregaba al arzobispo Juan Sinforiano Bogarín el proyecto final del edificio que tenía la fachada que se desplazaba sobre la actual plaza. A lo largo de los años, dicho santuario fue sometido a varios cambios y construcciones que hace que la Basílica luzca diferente a lo que fue su diseño original. Actualmente, se puede visualizar una cabina que se construyó para controlar el sonido que se genera durante las misas.

El arquitecto Eduardo Alfaro Riera, quien conoce a profundidad el diseño original del santuario, porque su abuelo Miguel Ángel Alfaro fue quien creó el anteproyecto del diseño original, considera que la construcción de la cabina de sonido pegada a un costado de la Basílica está muy mal hecha porque daña la fisonomía del templo.

Manifestó que la ejecución es “una aberración urbanística”. Resaltó que ese agregado que colocaron al costado del templo quita la pureza de lo que era la hermosa basílica.

Indicó que desde hace tiempo mutilan la estructura del santuario, y hoy aún más siguen distorsionando y descomponiendo los pocos espacios que quedan, creando así una hibridez en la construcción religiosa de la casa de la madre, la Virgen de todos los paraguayos.

Asimismo mencionó que la Basílica ya no debe de sufrir más cambios porque se daña completamente lo que queda del diseño original. “Ya se tocó mucho el edificio y es lamentable, eso no puede ser”, apuntó.

El estilo arquitectónico de la basílica

La Basílica originalmente es de estilo neoclásico con base en una arquitectura renacentista, “una hermosa construcción ciclópea”. La base era una obra de arte y se cambió totalmente su esencia, agregó.

Explicó que dicho santuario corresponde a un patrimonio cultural porque fue inversión del pueblo. Mucha gente recordará que los caacupeños también colaboraron para la creación de la Basílica, pues incluso aún viven personas que fueron testigos y participaron de los inicios de su construcción. “Por ello reitero que dicha unidad no admite remiendos y debió ser respetado”, apuntó.

“Lastimosamente esta es la realidad y ya no podemos hacer nada. Estoy indignado. La imposibilidad de hacer algo me indigna”, expresó.

Así también resaltó que le extraña mucho que la cabeza de la Iglesia haya permitido que se toque una hermosa construcción, sacándole lo poco lindo que quedaba para la casa de la Virgen de Caacupé.

“Ojalá que no sigan mutilando y agregando más construcciones que dañan la arquitectura original de la Basílica”, dijo Alfaro.

Museo de Caacupé no aceptó sus planos originales

El arquitecto Alfaro mencionó que también quiso entregar planos originales de la basílica para el Museo de Caacupé, ubicado en el predio mismo del templo, para que sean expuestos. Agregó esos papeles deben ser expuestos y compartidos con todo aquel que desee conocer la historia de como empezó la Basílica de Caacupé. Dijo que llamó a la administración para entregar los documentos que forman parte de la historia del santuario, pero le hicieron caso omiso.

“Ofrezco y haré la donación de los papeles originales cuando lo acepten, porque corresponden a la historia y construcción original de la basílica”, puntualizó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.