Acosado por denuncias Favero firma acuerdo

En la tarde de hoy, sábado 18, el matrimonio Raiter y el Grupo Favero firmaron un acuerdo para poner fin al litigio judicial que mantienen. El Grupo Favero asumió el compromiso de entregar todas las hipotecas, pagarés y prendas denunciadas como falsas.

El Grupo Favero reclamaba a los Raiter el pago de 23 millones de dólares, en base a documentos montados por las escribanas Nelida Chavez y María Teresa Rodríguez.

Marino Raiter y Marilene Penkal de Raiter, por su parte, presentaron una denuncia ante el Ministerio Público sosteniendo que la firma de ambos fue falsificada; reconocen una deuda legítima de 10 millones de dólares.

El Grupo Favero inicio acciones legales contra la familia Raiter en procura de forzar el pago de la deuda que surgió de hipotecas y pagarés preparados por ambas escribanas. Nelida Chavez es la esposa del senador cartista Oscar González Daher.

Para sostener la denuncia, los Raiter presentaron copia del dictamen 353/15 del Laboratorio Forense del Ministerio Público donde consta que las firmas utilizadas para crear las hipotecas y pagarés fueron falsificadas.

Teniendo un embargo ejecutivo, los Raiter no cultivaron en el presente período agrícola, optando por arrendar un inmueble a la firma Sienna SA, en la compañía Yaku'i guazú, distrito de Mayor Otaño, Itapúa.

Dos semanas atrás, cosechadoras del Grupo Favero llegaron hasta la propiedad de los Raiter e intentaron ingresar para cosechar los granos de Sienna SA.

Una fuerte escolta policial permitió a las máquinas de Favero ingresar en la propiedad privada. Trabajadores de Sienna SA estaban en el lugar y sufrieron una brutal represión. El juzgado de Encarnación intervino y ordenó al Grupo Favero suspender los trabajos en propiedad privada. La Policía Nacional quedó dentro del inmueble cumpliendo una "orden superior" del comandante Críspulo Sotelo e impidió a todo propietario trabajar en la cosecha de sus granos.

Cuatro propietarios fueron afectados por la "orden superior": Antonio Marques Mombach, Alfonso Jaco Heineck, Fernando Weyh y Sienna SA. En ocho días se destruyeron 1000 hectáreas listas para cultivar y las pérdidas superan el millón de dólares.

Los productores Mombach, Heineck y Weyh también iniciaron acciones legales contra el Grupo Favero, por falsificación de documentos.

El presidente de Agrícola Colonial, Guillermo González, intervino como mediador en el conflicto. "Los productores corrían el riesgo de perder todos sus granos y quedar en la ruina" dijo.

Entre el jueves y el viernes último, Mombach, Heineck y Weyh firmaron acuerdos que les permite acceder a todas las hipotecas que estaban en poder del Grupo Favero, a cambio retiraron las denuncias contra Agro Silo Santa Catalina SA, integrante del Grupo Favero, cuyo titular es Lucas Marini Favero.

Marino Raiter y Marilene Penkal de Raiter, por su parte, firmaron en la tarde de hoy un acuerdo de desistimiento de causa: el Grupo Favero asumió el compromiso de entregar todas las hipotecas, pagarés y prendas denunciadas como falsas.

Los Raiter, a su vez, devolvieron el inmueble que habían adquirido como cancelación total de la deuda legítima que mantenían.

El acuerdo incluyó a las escribanas Nélida Chávez y María Teresa Rodríguez: el desestimiento de acciones y la devolución de documentos falsos implica que los Raiter ya no son víctimas de un daño patrimonial.

Ambas se encuentran bajo investigación del Ministerio Público y es un hecho que utilizarán este acuerdo para solicitar a la fiscalía que no siga la investigación de producción de documentos falsos que las involucra.

Acosado por denuncias y una investigación penal en curso, el Grupo Favero se vio obligado a aceptar una mediación para salir del atolladero legal en que se encontraba, por la tenencia de hipotecas falsificadas.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.