Álcido Fick: “Quería tirar la toalla”

El padre de Arlan recordó los momentos más dramáticos de los 267 días en los que su hijo estuvo privado ilegalmente de su libertad. Confesó que en muchas ocasiones “quería tirar la toalla”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/4W7VF5YPQJFE5JH5IISEZDKCX4.jpg

Álcido Fick, padre de Arlan, soportó de todo durante más de ocho meses. Llantos y esperanzas se conjugaban en una espera interminable. Inclusive llegó a soportar el reclamo de las autoridades por su proceder tras el secuestro de su hijo, el pasado 2 de abril.

Don Álcido había tolerado una mentira del Gobierno. Tal vez no una, sino muchas, porque primero le dijeron que se llevaron a Arlan Fick como “garantía” tras el ataque a su vivienda. También las autoridades dijeron que los criminales del EPP solo habían entrado a la casa de los Fick Bremm para buscar alimento y que se llevaron a Arlan “como consecuencia”.

Pronto, cuando se supo lo que realmente ocurrió – un secuestro bien planificado desde hacía meses – el Gobierno tuvo que admitir que así fue. Y expertos criticaron a don Álcido Fick el hecho de haber pagado US$ 500.000 en concepto de rescate ni bien se lo exigieron. Además, cumplió con la obligación de donar US$ 50.000 en concepto de víveres en la zona.

Este sábado, en conversación con Telefuturo, don Álcido contó cómo se sintió en aquellos días. “Quería tirar la toalla porque no sabía nada de él (Arlan). Ustedes no sabían que yo había pagado, pero yo sí”, dijo.

PUBLICIDAD

Don Fick comentó que tras pagar lo exigido por los criminales del EPP estaba muy contento, porque creía que su hijo estaría pronto con él. Esto ocurrió entre el 4 y el 10 de abril de este año.

“Me preparé para recibirle (a Arlan). Llegué después de haber pagado, me duché y me senté en la sombra. Tomé tres cervecitas y me senté a esperar. Miré el horizonte. Pasaron los meses, y desde aquel entonces no pude tomar ni una cervecita más”, dijo don Álcido Fick antes de quebrarse en llanto.

El regocijo llegó en la noche de Navidad, cuando ni su propio padre creyó que el joven de 17 años había sido liberado. Es más, tuvo que hablarle en alemán para reconocerlo.

Arlan Fick fue liberado por el EPP luego de 267 días de secuestro en la localidad Yby Yaú, a 28 kilómetros de su casa de la colonia Paso Tuyá de Azote’y.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD