Arma era “de juguete”, según “Papo” Morales

El comisario Francisco Gómez contó que Gregorio “Papo” Morales no solo se defendió diciendo que estaba “grabando una película” al atacar al peón de la estancia de su madre, sino que el arma de guerra con que se lo ve “era de juguete”.

Gómez, jefe de Policía de Guairá, contó este detalle en conversación con radio ABC Cardinal este viernes. El comisario manifestó que el arma de guerra con que se ve a Gregorio “Papo” Morales en un video que se hizo viral sigue siendo buscada por los agentes. El detenido dijo a la Policía que supuestamente es un arma “de fogueo”.

Morales fue detenido ayer pasadas las 13:00 en un hotel de Villarrica, a escasos metros de una comisaría, después de que una mujer, quien sería su pareja, reveló su paradero.

PUBLICIDAD

Este detalle también es particular: el comisario Gómez dijo que la mujer, identificada como Carol Stefani Segovia Luzardi (25), fue abandonada por Morales en un hotel sin pagar la cuenta y sin dinero. “Le dejó en la calle”, remarcó el policía. Segovia tenía una orden de captura por hurto en Lambaré y, casualmente, los agentes la detuvieron. La mujer aprovechó para “vengarse” y contó en dónde estaba “Papo”.

Gómez explicó que Morales tenía la orden de captura por el video viralizado y que tras su detención “saltó” otro caso en Caacupé, en donde fue denunciado por el locutor de una radio.

Morales fue detenido por intentar matar el 22 de junio del año pasado al capataz Antonio Talavera (38), de la estancia de su madre, en el predio de la agroganadera industrial Grevilsi SA, en la compañía Rojas Potrero del distrito de Borja, en el límite con el municipio de Iturbe, junto al cauce del río Tebicuarymí.

Gregorio “Papo” Morales fue declarado culpable y condenado a 5 años de cárcel por los hechos de estafa, uso de documentos no auténticos y asociación criminal, por el despojo al Estado de G. 271 millones mediante cobro de cheques adulterados.

Luego, fue beneficiado con medidas alternativas a la prisión. No cumplió las reglas de conducta y se emitió una orden de captura, por lo que tuvo que compurgar su pena en Tacumbú.

Papo y sus cómplices Diego Florentín y Lourdes Fleitas efectivizaron un cheque del Ministerio de Agricultura, con cifras alteradas con “microcirugía”. Causó un perjuicio de G. 568.150.000. Del mismo modo perjudicó al Ministerio de Educación.

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD