La Navidad se escapa del Buen Pastor a las calles

Ellas pasarán las fiestas de fin de año recluidas en la cárcel del Buen Pastor. Pero un poquito de sus almas estará libre en calles y negocios, gracias a su habilidad y dedicación al trabajo artesanal que les permitió crear hermosos adornos navideños.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/QWUBMEWKY5FQJNSWXQAHTUGKHY.jpg

La colorida ambientación navideña que lucen algunos puntos de  Asunción está formada por delicadas y creativas obras artesanales hechas por las reclusas del Buen Pastor, en el marco del programa Kuña Katupyry.

La artesanía es el resultado de trabajos hechos por 10 internas del penal de mujeres. Estas dedicaron horas de estudio y producción en los talleres de ñandutí, ao po'i, encaje ju, punto cruz, tramado de cinta y crochet, impartidos mediante el proyecto Kuña katupyry, implementado en el Buen Pastor.

Las mujeres privadas de su libertad dedicaron jornadas de largas horas para preparar estos ornamentos que hoy dan vida y ambiente festivo a Asunción.

PUBLICIDAD

Uno de los sitios en los que se puede apreciar esta magnífica obra de las reclusas es el Galería Mangoré (Lilio y Bulnes) donde alrededor de 200 piezas trabajadas por las manos de estas artesanas componen un delicado entramado de flores bordadas y puntos únicos, que colman de belleza la entrada al centro de compras y sus espacios posteriores.

El proyecto Kuña Katupyry o mujer emprendedora, se desarrollada en la cárcel de mujeres desde el 2008. Cuenta con el apoyo del Ministerio de Justicia y tiene como fin encontrar espacios para exponer y vender estas artesanías creadas por las internas.

Esta actividad además de ser una fuente de ingresos, es una motivación para que las mujeres privadas de su libertad vean un futuro al superar su estado de encierro,  con las posibilidades de reinserción en la sociedad al cumplir la condena, valiéndose del oficio que aprendieron en la penitenciaría.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD