Balearon e intentaron huir

La conductora del transporte escolar que fue baleado ayer aseguró que los policías empezaron a disparar sin mediar palabras. “Pensábamos que nos iban a robar o llevar a las criaturas”, expresó. Además, dijo que los involucrados intentaron huir.

Norma Beatriz Velázquez, conductora del transporte escolar que fue baleado ayer por la tarde en Areguá, relató esta mañana los pormenores del suceso. Según sus declaraciones, se encontraban a solo una cuadra y media de bajar a la última pasajera. En el rodado también iban su ayudante y las dos hijas de ésta.

“De repente empezaron a disparar, sin decir nada. Nos dimos vueltas a mirar y eran dos tipos que salían del auto (...) Si veía que eran policías me iba a quedar”, comentó. En ese ínterin, la mujer decidió acelerar la marcha para huir, ya que los policías involucrados no estaban uniformados y actuaron en un auto particular. “Aceleré para que no me alcancen las balas porque no dejaban de disparar (...) Pensábamos que nos iban a robar o llevar a las criaturas”, agregó.

PUBLICIDAD

En un momento dado, las balas destruyeron las ruedas, por lo que tuvo que detener la marcha. “Se bajaron los tipos, abrieron las puertas y me apuntaron. En ese momento se dieron cuenta que eramos todas mujeres, que había tres criaturas adentro y empezaron a gritar: 'Rojavy, loco, rojavy' (nos equivocamos, loco, nos equivocamos)”, puntualizó. Ante la consulta de qué estaba ocurriendo, los uniformados le señalaron que “el auto es robado y hay droga”.

Lea además: Buscaban a robacoches, dicen

PUBLICIDAD

Además, contó que los tíos de la niña que se encuentra aún internada lograron impedir que los uniformados huyan del lugar. Según declaró la conductora del bus escolar, cuando se percataron de que había niñas heridas, uno de los uniformados subió al transporte y condujo para llevarlas al hospital, mientras los otros uniformados involucrados intentaron correr del lugar.

“Le llamé a la mamá y me dijo: 'Mis dos hermanos son policías, ellos les atajaron y les obligaron a que socorran a mi hija'”, detalló en contacto con ABC Cardinal. Además, dijo que los tíos de la víctima también lograron contactar con una fiscala, quien fue la que movilizó sus contactos para confirmar que nadie sabía nada con respecto a procedimiento alguno en esa zona.

“No pueden actuar así. Yo estaba trabajando. Fueron muy malos, no hicieron bien su trabajo”, lamentó la mujer, quien también tuvo que recibir asistencia médica debido al estado de shock en que quedó tras el terrible suceso de ayer por la tarde. “No podía ni hablar. Creí que le mataron a la nena”, dijo entre sollozos.

Además, el autobús quedó notablemente dañado y, por ende, ni ella ni su ayudante podrán trabajar durante varios días.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD