¿Qué cenamos en navidad?

Para celebrar la unión familiar y avivar el espíritu navideño, nada mejor que deleitarse con los platos tradicionales de la gastronomía paraguaya. ABC Color preguntó a sus lectores cuáles son los platos preferidos para disfrutar en Nochebuena.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/LJE2W2PDWJDLTH6JTHS5LXNEFY.jpg

Pasillos de los distintos mercados municipales abarrotados de compradores, olor penetrante a flor de coco. Señoras con canastos en las cabezas que gritan “¡choclo, para la chipa guazú!, ¡harina de maíz, para la sopa! Gente que va, viene. Calor, mucho calor.

Esa es el ambiente que se vive en tierra guaraní en los días previos a la nochebuena en Paraguay. Si bien es algo que se puede hacer varios días antes, por alguna razón, muchos siguen prefiriendo ir a comprar los ingredientes necesarios para la cena familiar el día que hay una multitud de clientes en busca del mismo objetivo.

Pero bueno, todo hace parte de la esencia de la Navidad paraguaya, incluso hacer las cosas a última hora.

PUBLICIDAD

Los lectores de ABC Color nos cuentan cuáles son las recetas que más gustan a los paraguayos en las fiestas de fin de año.

Prácticamente todos  los que participaron de nuestra encuesta coinciden al citar a la sopa paraguaya en la lista de comidas infaltables que tendrán en su mesa la noche del 24.

Algunos tienen las manos expertas para prepararla, otros lo intentan… Pero, hecha por alguien más, o incluso comprada, todo vale si te lleva a poder saborear la “sopa sólida”, como dicen los extranjeros.

Nuestra lectora Marta Klein, es la ídola de su familia, porque es a la que mejor le sale la sopa. Justo por eso, cada Navidad, su misión es preparar cantidades industriales del manjar, para todas las visitas que llegan a saludarla.

Nos contó además que en su mesa no faltarán el chanchito, el enrollado de pollo y, para los que gusten, unas deliciosas milanesas. Por supuesto, en esta familia nadie se olvida del brindis: abundante clericó que convidan a todos los vecinos, y sidra bien fría para brindar a las 00:00. ¡Qué rico!

Dolly Ojeda es más amante de la chipa guazú. Porque le parece menos calórica y, además - confiesa - porque le sale más rica. En la mañana del 24 de diciembre, acostumbra a ir al Mercado 4 a comprar un pavo lo suficientemente grande como para alimentar a su familia, integrada por sus cuatro hijos y su esposo. Lo demás lo compra varios días antes, pero el pavo prefiere comprarlo bien fresco, de ser posible, unas horas antes de empezar a cocinarlo. En la noche de Navidad, lo sirve deliciosamente horneado, y acompañado de ensalada de papa. “No quieras darle al paraguayo verduras en Nochebuena”, bromea esta lectora.

Marlene Ojeda no tiene problemas en admitir que se esmera en organizar “un gran karuvai”, para toda su familia. Y es que, su casa es la “sede central” donde de congrega la “familia grande” para los festejos de fin de año. Así que, sea cual sea la cena que decida preparar, debe asegurarse de que haya suficiente para 50 personas.

El menú que más le gusta es el chancho a la parrilla. Lo condimenta con ajo, comino, y abundante pimienta. Lo acompaña con una variedad de ensaladas, que incluye las de arroz, poroto, y papas. Obviamente, en la mesa no puede faltar la mandioca y la sopa paraguaya.

Una costumbre de la familia es preparar aparte ensalada de frutas para los más pequeños de la casa, y para los grandes, un clericó con “vino mbarete”, según nos comentó Marlene.

Rosa Segura tiene un gusto un poco diferente. A ella le gusta comer lengua a la vinagreta y la sirve con pancitos chips. En las tardecitas del 24 de diciembre, cuando las visitas van llegando, ofrece como picadita de entrada trocitos de chipa guazú recién salida del horno. Hace años que tiene un tatakuá, al que le saca bastante provecho, preparando menú central bien consistente, que incluye pollo, cerdo y carne de res.

Si se trata de ensalada, la alemana es su especialidad. Para los chicos, se compran helados de todos los sabores. No falta el Clericó.

Eso sí, las bebidas son un punto muy importante en la lista de compras de Rosa, que confiesa que en su noche navideña nunca falta la “abundante cerveza”.

Para Cyntia Portillo, lo más importante es pasar la noche del 24 rodeada de su familia. Aunque, eso no significa que no haya espacio para cocinar una sabrosa cena. Todos se reúnen temprano a preparar sopa, milanesitas y cerdo al horno, acompañadas con ensalada de papa.

Si bien muchos lectores se quejaron diciendo que el actual salario mínimo no alcanza para preparar cenas descomunales, finalmente el paraguayo encuentra la manera de tomarlo todo con humor. “Con los precios de ahora, algún gallinero o chiquero ajeno sufrirá las consecuencias de las fiestas”, nos escribió un lector.

Sea como sea, la Navidad paraguaya es única. Desde aquí, esperamos que la pases rodeado de la calidez y el afecto de los tuyos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD