Clorinda abre sus puertas a inundados de Nanawa

El municipio de Clorinda, provincia argentina de Formosa, recibe a pobladores paraguayos de Nanawa afectados por la crecida del río Paraguay. Un sistema de desagüe y un muro de contención garantiza que la ciudad fronteriza no sea inundada por el río.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/W6OXC76ENJFSJAEELF5QUKU6JA.jpg

Pobladores de la inundada ciudad de Nanawa, distrito de Presidente Hayes, cruzaron al lado argentino, en la ciudad de Clorinda, donde fueron recibidos por el intendente, Manuel Celauro, quien les aseguró la estancia en lo que dure la crecida del río Paraguay.

Los paraguayos, apostados a lo largo de la Ruta 11, fueron asistidos con provisiones para construir las casetas provisorias y pronto recibirán atención médica gracias al trabajo en conjunto entre el consulado paraguayo y la Intendencia de la ciudad argentina, de acuerdo a Estela Eggenchwilwe, cónsul paraguaya en Clorinda.

PUBLICIDAD

Clorinda cuenta con un sistema de desagüe pluvial que funciona a través de motobombas que deben funcionar durante las grandes lluvias, además de un muro de contención de 25 kilómetros que rodea a la ciudad ante las crecidas del afluente, según Celauro, quien es hijo de paraguayos.

“Como (la compañía) Beterete y Nanawa no tienen esa defensa, mucha gente se cruza al lado argentina y nosotros siempre los hemos recibido y atendido como si fuesen nuestros connacionales”, aseguró Celauro.

Algunos paraguayos incluso relataron que sus hijos son de nacionalidad argentina, ya que nacieron en hospitales de Clorinda, gracias a la gratuidad del servicio. “Ni un peso pagué”, aseguró una de las damnificadas, cuyos tres hijos acuden a instituciones educativas de Argentina.

Si bien es cierto que las zonas bajas de Clorinda, las que se encuentran fuera del muro, están inundadas esto se debe a que algunos pobladores instalan en el lugar sus casas en periodo de sequía, una situación similar a los bañados de Asunción, dijo el intendente que informó que en total son unas 3.000 familias clorindenses afectadas por la crecida.

No obstante, los damnificados de Nanawa aguardan la bajante del río para volver a sus hogares ya que no pierden la esperanza de que la ciudad prospere.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD