Derrame de combustible

SAN ANTONIO. Una gran cantidad de combustible, diésel, se habría derramado de nuevo en la planta de Copetrol, de la familia Zapag, el viernes en horas de la mañana y habría llegado al río Paraguay.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CMA5MQ5WY5CFBFRVQ4RNCUNVVU.jpg

El grave hecho fue escondido por los responsables de la firma y ni siquiera a la marina se comunico del hecho y mucho menos a la Fiscalía. Hoy la fiscala de turno Laura Ávalos, llegó hasta la rivera del río y prácticamente ya todo estaba limpio.

“Llegamos a verificar el riacho en donde se habría derramado el combustible y solo se notó algunas manchas, aparentemente de combustible y estaba aún una valla protectora instalada que evitó que salga al cauce del río”, expresó Ávalos.

Dijo que notificará a los responsables para que expliquen lo ocurrido y del porqué no informaron del hecho al Ministerio Público.

PUBLICIDAD

En agosto del año pasado ya se había derramado una gran cantidad de combustible, que llegó al río Paraguay y la firma fue multada por la Secretaría del Ambiente (SEAM), por la suma de G. 1.000 millones.

Además la Seam le suspendió la licencia a raíz del derrame ocurrido en aquel entonces, a través de la resolución Nº 460/15. Dicha determinación solo afectó las actividades desarrolladas en el marco del proyecto terminal portuaria y planta de recepción, depósito y despacho de combustible, granos y otros de la empresa Copetrol SA.

Al respecto intentamos hablar con el propietario de la empresa Blas Zapag, pero no atendió el celular e inclusive le dejamos mensaje de texto, vía whatsApp, que se llegó a leer, pero tampoco respondió.

Los pescadores igualmente se manifestaron en varias ocasiones y aseguran que constantemente cae combustible al agua y que hasta los pescados tienen olor a gasoil.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD