EBY asegura que hubo concurso legal

El director paraguayo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Ángel María Recalde, aseguró que el proceso de adjudicación para la reparación de turbinas fue legal y se obtuvo el mejor precio. Agregó que urge la reparación porque seis están dañadas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/GNIEWCZRWVDO3N55SIIBOQ25HU.jpg

“No es un precio negociado directamente con un fabricante. Es un precio obtenido a través de un concurso de precios donde se nota que hubo competencia real”, aseguró Ángel María Recalde, director paraguayo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), sobre la adjudicación para la reparación de turbinas.

Aseguró que gracias a la adjudicación que se hizo hace dos años por dos rotores de turbina a las empresas IMPSA y CIE (Pescarmona), juntas en un consorcio, se está cumpliendo a cabalidad con las obras. “Están siendo ejecutados, fabricados, a satisfacción para la entidad. Realmente están haciendo un buen trabajo”, afirmó.

PUBLICIDAD

“Entonces, cuál es el problema de decir: Señores, ¿ustedes me pueden fabricar cuatro unidades más al mismo precio? Está bien, es una contratación directa, pero en realidad no tenemos muchas opciones porque tenemos que darle a uno de los que fabricaron, que solo son tres. Si uno dice que no se puede hacer por ese precio y otro no se anima directamente a ofertar, entonces ¿cuál es el problema?”, agregó.

Argumentó, además, que su responsabilidad principal es que las máquinas operen, y actualmente ya tiene seis turbinas descompuestas, siendo que al inicio solo eran tres. “Se puede alegar motivos de urgencia relacionados con el servicio, pero estamos mostrando precios que se obtuvo en una competencia”, aseveró en contacto con ABC Cardinal esta mañana.

Para explicar el contexto, Recalde relató que las 20 turbinas de la EBY, de entre las cuales están las que deben ser reparadas, fueron fabricadas por tres empresas distintas: Voith, Andrich e IMPSA. Contó que el proceso de adjudicación se inició hace dos años, cuando se decidió adquirir nuevos rotores para las máquinas y se realizó un concurso de precios para la adquisición de dos kits, entre dichos fabricantes. 

“La referencia que se había dado (en principio) estaba estimada en US$ 80 millones, que salió de una propuesta de la Voith”, señaló el director paraguayo de la EBY. Afirmó que la principal fue la de IMPSA, que presentó su oferta de US$ 27 millones, que luego fue seguida por otra propuesta de Andrich, de US$ 36 millones, y la Voith, que al final bajó su oferta a US$ 66 millones.

“Durante la etapa de evaluación y verificación, Andrich nos envía una nota en la que nos dice: 'Tengan cuidado porque en ese precio no se puede hacer'. Consideraban una oferta riesgosa incluso”, contó. A continuación, la Voith ofrece hacer por el mismo precio que IMPSA, hacer cada uno de los rotores adicionales en proceso. “Habló solo de una parte, no de toda la obra. No fue una oferta firma”, señaló.

Además, indicó que hace un año se realizó la adjudicación. “Si nosotros hubiésemos optado por hacer una compra directa de US$ 80 millones sí iba a oler a podrido, pero se entró y aceptó un precio extremandamente razonable”, destacó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD