El sobrino de Anita también sufre de miocarditis

Fabricio Caballero Ayala es un bebé de dos añitos internado en IPS a causa de un virus que afectó su corazón, causándole una miocarditis. El pequeño es sobrino de Anita Almirón, la niña que murió esperando un donante de corazón.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/MYTFOEZJQBAAHJW75DAROH6W2I.jpg

Fabricio Daniel Caballero Ayala tiene dos años y es el último de tres hermanitos. Está internado desde hace un mes en la sala de terapia intensiva -tercer piso- del Hospital Central de IPS.

El pequeño fue diagnosticado el pasado 28 de diciembre con “miocarditis parcial dilatada severa”, un mal causado por un virus que hace que su corazoncito se agrande y pierda fuerza.

Myriam Ayala, madre del pequeño y prima de Anita Almirón, relató a ABC Color que el corazón de su niño funciona nada más que en un 10%, por lo que debe permanecer en terapia intensiva con respirador artificial y sin realizar esfuerzo alguno para evitar complicaciones en su salud.

PUBLICIDAD

Ella comentó que Fabricio actualmente tiene un problema respiratorio causado por los tubos que le ayudan a respirar, por lo que el niño debe someterse a una serie de tratamientos para superar ese inconveniente.

Fabricio debe recuperarse del problema respiratorio a fin de poder ser incluido en la lista de espera para conseguir un donante de corazón que le permita vivir más tiempo.

Myriam comentó que debe esperar que el cuerpo de su hijo supere el problema respiratorio que lo aqueja a raíz de los tubos utilizados para asistir su respiración. “El cuerpo de mi hijo está bien, hoy comenzó a orinar y sus pulmoncitos funcionan bien, pero se tiene que recuperar para un trasplante”, comentó.

La madre, dedicada en un 100% al cuidado de su hijo, comentó que dependen exclusivamente de los ingresos de su esposo y padre de Fabricio, Fredy Caballero, quien se desempeña como camionero y no puede abandonar su puesto para cuidar a su hijo.

“Ahora depende los médicos”, dice ella, con esperanzas de que su hijo pueda recuperarse para luego buscar un donante. “Los médicos me dijeron que si se recupera le van a incluir en la lista de espera y van a conseguir un donante de acá de IPS”, comentó.

Fabricio se encuentra casi la mayoría del tiempo sedado en la sala de terapia intensiva y su madre solo puede verlo en los horarios de visita y no permanecer con él todo el tiempo.

Pese a su corta edad, el niño se muestra calmado cuando no está sedado, por lo que los médicos lo calificaron como el "paciente ideal". Este martes, los médicos verificarán al pequeño para conocer su estado de salud y si el miércoles ingresa a la lista de espera por un donante.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD