“La guerrilla paraguaya”

Espías estadounidenses y paraguayos monitorean los movimientos y el crecimiento del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) prácticamente desde su fundación a mediados de la década pasada, según cables filtrados e informes de inteligencia.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/AKTB5NWQGZCPPP6CSAVNEZEZIY.jpg

Esto expone el periodista argentino Santiago O’Donnell en su blog bajo el título “Guerrilla Paraguaya”, tras un trabajo de investigación realizado.

En el documento recuerda que el martes pasado un grupo comando del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) secuestró y ejecutó a cinco guardias privados de una estancia del departamento de San Pedro, unos 370 kilómetros al norte de Asunción.

Añade que “la acción más sanguinaria del único grupo guerrillero activo en el cono sur en las últimas décadas no tomó por sorpresa a los servicios de inteligencia estadounidenses”

“Según una serie de cables diplomáticos de la embajada estadounidense y de informes de inteligencia de la agencia Startfor, conocida como “la CIA privada”, publicados en el sitio Wikileaks, espías estadounidenses y paraguayos monitorean los movimientos y el crecimiento del EPP prácticamente desde su fundación a mediados de la década pasada”, expone.

Asimismo, afirma que los cables diplomáticos (2008, 2009 y 2010) “muestran la creciente preocupación del entonces presidente Fernando Lugo, que había sido obispo en la misma zona donde opera el EPP, y que llegó a transmitirle a la embajada estadounidense de que se trata de un grupo “muy peligroso”.

“Los cables muestran que en un punto Lugo discretamente pidió y obtuvo ayuda de Colombia y Brasil para encontrar a un empresario secuestrado por el EPP. También muestran que para combatir a la guerrilla Lugo desplegó un Destacamento Conjunto de Respuesta Rápida de fuerzas especiales paraguayas y “asesores” militares estadounidenses”, manifiesta.

O’Donnell dice que “los cables señalan que en un punto Lugo le dijo a los estadounidenses que estaba agradecido por el destacamento conjunto y que deseaba su continuidad. Sin embargo, para consensuar políticas de seguridad con los países vecinos, eventualmente el mandatario paraguayo le pidió a Estados Unidos que dé por terminado el entrenamiento del destacamento conjunto y retire a sus “asesores” del Paraguay, dicen los despachos”.

“Los cables también señalan que a pesar de las versiones sobre posibles nexos entre el EPP la guerrilla colombiana de las Farc, los servicios estadounidenses no poseen información concreta de que esos nexos existan”, acota el periodista argentino.

Confirma además que “los informes de inteligencia de Stratfor (2010 y 2011) muestran que en los últimos meses el EPP aumentó su poder de fuego con artefactos explosivos sofisticados, similares a los utilizados por la insurgencia antiestadounidense en Afganistán”.

“También muestran que Argentina ocupó el lugar de Estados Unidos en el entrenamiento de fuerzas antiguerrilleras Paraguayas. Stratfor da cuenta de un curso de entrenamiento para combatir el EPP de 15 miembros de Fuerzas Especiales de Paraguay, a cargo de instructores militares argentinos, organizado por el Ministerio de Defensa paraguayo”, finaliza.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD