'Psicosis' por servicio militar

Numerosos ciudadanos madrugaron hoy para ir al Centro de Objeción de Conciencia para evitar las multas -de hasta G. 2.600.000- que el Gobierno prevé exigir por no hacer el Servicio Militar Obligatorio. La fila ocupa varias cuadras.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/KK62UN65ANHDNCGHAHZ5RKE6Z4.jpg

Si algo va quedando claro con el correr de los días, más allá de la maraña de confusión generada por la noticia de que se multará a quienes no hayan hecho el servicio militar obligatorio, o en su defecto declarado la objeción de conciencia y obviado también el servicio comunitario, es que todo el plan tiene un solo objetivo: recaudar dinero. 

Las Fuerzas Armadas no tienen capacidad para incorporar a todos los elegibles para hacer el servicio. Y el Centro de Objeción de Conciencia no tiene ni siquiera los funcionarios para registrar a la avalancha de objetores que desde hoy se instalaron en su vereda, presas de una verdadera psicosis colectiva, en repudio de una medida que consideran injusta y extorsiva, con el único fin de sacarles dinero.

PUBLICIDAD

La fila de ciudadanos que buscan gestionar su objeción de conciencia para evitar el Servicio Militar Obligatorio comienza sobre Pdte. Franco, frente al local ubicado en el microcentro, gira en la calle Ntra. Sra. de la Asunción y llega hasta Palma.

Los funcionarios se encuentran repartiendo el formulario en las calles, para que los ciudadanos vayan completándolos y así agilizar un poco más el trámite, reportó el periodista de ABC Cardinal Edgardo Romero.

Las aproximadamente 150 personas, en su mayoría jóvenes, acudieron al Consejo Nacional de Objeción de Conciencia para gestionar el documento que les permitirá evitar el cuestionado servicio militar obligatorio y realizar un servicio comunitario. En caso de que deseen evitar esto último, pueden abonar un monto de G. 400.000, según explicó ayer el defensor del Pueblo, Miguel Godoy.

Sin embargo, las multas por no realizar ninguno de los dos trámites oscilan entre G. 1.600.000 y G. 2.600.000, según sostienen aquellas personas que consideran que el SMO establecido por la Constitución Nacional sigue vigente. Esta normativa fue promulgada por el dictador Alfredo Stroessner en 1975.

Godoy dijo también ayer que la Ley Nº 4.013, que reglamenta la Objeción de Conciencia y establece el servicio sustitutivo, deroga la ley Nº 569/75 del Servicio Militar Obligatorio (SMO).

Esta normativa ha traído numerosas quejas de ciudadanos, ya que las supuestas multas son muy elevadas y consideran que la normativa es dictatorial. El debate se ha instalado en varios ámbitos, como en el X Encuentro Latinoamericano y de Caribe de Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores, donde los menores manifestaron que no quieren que se les enseñe a usar armas y expresaron su total rechazo al servicio militar obligatorio.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD