Un detenido y varias armas

Un hombre fue detenido este miércoles durante un allanamiento realizado en una estancia propiedad de uno de los sospechosos de estar involucrado en el asesinato de Magdaleno Silva y otras tres personas más. Se encontraron varias armas en el lugar.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/YMBNSKUD7ZDTXCDBKHWNVL46CM.jpg

A tempranas horas de este miércoles se realizó un allanamiento en la estancia Matías Bell, propiedad de Cornelio “Mbytu” Esquivel, señalado como sospechoso de ser uno de los supuestos responsables del asesinato del político colorado Magdaleno Silva y otras tres personas.

En el lugar, los intervinientes fueron recibidos por Alcides Fernández Portillo, de 30 años, quien se identificó como el responsable del establecimiento. Cuando se le preguntó si la estancia pertenecía a Esquivel, el hombre confirmó que sí y señaló que trabaja en el lugar desde hace cinco o seis meses. Así lo manifestó el comisario Luis Mareco, director de la Segunda Zona Policial.

Los intervinientes le preguntaron a Fernández Portillo si en el lugar había armas o algún teléfono celular, a lo que respondió que no disponía ni de armas de fuego ni de celular pues hace tiempo que había perdido el suyo.

Sin embargo, una vez en el interior de la estancia, la comitiva fiscal-policial encontró una escopeta calibre 12, una pistola Magnum de origen brasileño, además de cargadores de pistola vacíos, un cargador que se presume sería de un arma calibre 5.56 (uno de los tipos que usaron los sicarios) y un cargador de pistola de 22 mm; además de varias vainillas servidas.

Ante esta situación, señaló Mareco, se dispuso la detención de Fernández Portillo, quien fue trasladado hasta la comisaría local.

Se trata del segundo detenido en el marco de la investigación del cuádruple asesinato que tuvo lugar el martes en pleno casco urbano de la ciudad de Yby Yaú, en el departamento de Concepción. El atentado le costó la vida al polémico político colorado Magdaleno Silva, su hijo Fernando Silva; y a otras dos personas identificadas como Félix e Isaac Peña. Un radialista que pasaba por el lugar también fue baleado por los sicarios que realizaron el ataque.

El primer detenido había sido Alberto Zavala, quien se encontraba acompañando a Silva en el momento en el que llegaron los sicarios. Llamativamente, este hombre resultó ileso a pesar de que los malvivientes se habían encargado de acribillar a todos los que se encontraban en el lugar. Según confirmó uno de los fiscales intervinientes, el hombre pasó de ser considerado testigo presencial a un sospechoso.

Lea aquí: “Una guerra” a plena luz del día

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD