Tabesa: "todo de contrabando"

Según el Idesf, entre el 70 y 80% de los principales mercados ilegales de cigarrillos en Brasil es dominado por marcas de Tabesa, del grupo del presidente Cartes, que no exporta legalmente al vecino país. El negocio movería al año US$ 3.000 millones.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PUFP3VU5OVDKPDSBW747B3PTJI.jpg

Según estimaciones del Instituto de Desarrollo Económico y Social de Fronteras de Brasil (Idesf), las marcas de cigarrillos producidas por Tabacalera del Este SA (Tabesa) dominan hasta el 80% del mercado ilegal de cigarrillos en las zonas de Sao Paulo, Minas Gerais, Belo Horizonte y Porto Alegre, las más pobladas del vecino país.

Estas ciudades “están infestadas de las marcas de Tabesa”, indicó Luciano Stremel Barros, presidente del Idesf. “Las marcas Eigth y Te son los cigarrillos... Creemos que el 70 a 80% de todos esos cigarrillos (ilegalmente comercializados) son las marcas de Tabesa", remarcó.

El mismo aclaró que al Brasil no entra “ni un solo pabilo” de forma legal, ya que la alta carga impositiva hace poco rentable comercializar este producto de manera legal. “Los impuestos para exportación son muy altos, en torno al 150% de todo el volumen, entonces inviabiliza está exportación legal, hacen todo por contrabando; no hay ningún pabilito de cigarrillo exportado legalmente al Brasil, todo es contrabando”, remarcó Barros.

Si bien la exportación legal no es rentable, el contrabando de cigarrillos sí genera una sideral cifra anual que engorda a las principales estructuras criminales. El Brasil incauta al año “en torno a 400.000 a 500.000 cajas de cigarrillo; esto no representa ni el 5% que se ingresa al Brasil (de contrabando). Se calcula que este monto (del negocio ilegal) hoy está en torno a los US$ 3.000 millones anuales”, destacó Barros sobre la problemática.

Agregó que ni el presidente Cartes ni los directivos de Tabesa pueden alegar desconocimiento del contrabando al Brasil, ya que saben bien cuánto producen y cuánto es lo que se consume, y "ni en 300 años" la población paraguaya podría consumir todo lo que ellos producen. 

Remarcó que este negocio ilegal contribuye a fortalecer a grupos criminales, principalmente a aceitar los engranajes de corrupción, algo que no solo afecta al Brasil.

"Afecta principalmente en el aspecto de logística y la corrupción del esquema", destacó Barros, diciendo que muchos policías en su país incluso aún se reusan a recibir dinero del narcotráfico, pero si aceptan del tráfico de cigarrillos por considerarlo un "crimen menor". 

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05