Traslado de terminal significaría la muerte comercial en Villarrica

VILLARRICA. Desde hace varios años pobladores de la capital guaireña piden la construcción de una nueva terminal de ómnibus con una mejor infraestructura, paradas de taxi y el tradicional karumbé (taxi a caballo) bien organizados, entre otros aspectos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/4CKFZXHUPZFUTLF6BV3EISGJGQ.jpg

El intendente municipal, Gustavo Navarro (ANR), a través de la emisión de bonos a la bolsa de valores, consiguió una importante suma de más de G. 4.000 millones que será destinada exclusivamente a la construcción de una nueva terminal de ómnibus; sin embargo, hasta el momento, el jefe comunal no ha decidido dónde llevar a cabo el inicio de las obras, además de contar con varias opciones de inmuebles que fueron ofrecidos como donación para realizar la obra.

En agosto pasado, la junta municipal aprobó un dictamen de la comisión de legislación firmado por sólo 2 de 5 miembros, en donde recomiendan al ejecutivo que la obra se lleve a cabo en un inmueble de 2 hectáreas donado por la familia Coronil, ubicado a orillas de la ruta N° 8 Blas Garay, en la compañía Lemos, totalmente despoblada y a unos 5 km del casco urbano, argumentando que eso ayudaría para el crecimiento de la ciudad hacia el sur.

Por otro lado, la Comisión de Comerciantes de Villarrica, integrada por varios empresarios, denunciaron que detrás del proyecto de trasladar la terminal a la zona rural existen intereses creados por parte de algunos políticos, sin mencionar quiénes, y que eso significaría la muerte de los comercios y pérdida de fuentes de trabajo de cientos de personas, sin mencionar el sobrecosto que acarrearía a los usuarios trasladarse diariamente hasta ese lugar.

PUBLICIDAD

Asimismo, propusieron que lo ideal sería que la construcción se lleve a cabo en donde está ubicada la actual estación de autobuses, con un reordenamiento de las calles paralelas a ella para agilizar el tráfico. Al respecto, mañana, lunes, a las 19:00, la Comisión de Comerciantes y el intendente municipal, Gustavo Navarro, mantendrán una reunión con el fin de llegar a un acuerdo con relación al conflicto.

A diario, los villarriqueños sufren del caos vehicular que es ocasionado por los diferentes tipos de transportes, desde pequeños colectivos hasta ómnibus de gran porte, que obligadamente deben ingresar unos 2 kilómetros por las angostas calles del microcentro de la ciudad hasta llegar a la actual y saturada terminal ubicada sobre las calles Ruy Díaz de Melgarejo y Gregorio Benítez.

En ese trayecto, atendiendo a que los colectivos realizan viajes a corta y larga distancia, ingresan y salen de la terminal a las 00:30 ó 01:00 todos los días, ocasionando el caos vial, específicamente sobre la intercesión Gregorio Benítez y Mcal. Francisco S. López (costado y detrás de la terminal, respectivamente). Al momento en que salen de la estación para emprender el viaje, se topan con el inconveniente de que hay automóviles o motocicletas estacionados frente a los diferentes comercios que se encuentran en el lugar y no pueden continuar el trayecto debido a las angostas calles, por lo que hay veces en que aguardan horas para poder continuar su camino.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD