Policía usa teorías racistas para "identificar" sospechosos

El director de la academia policial, Milciades Ocampo, dijo que enseñan las teorías lombrosianas para identificar delincuentes. Cesare Lombroso sostenía que los criminales tienen los mismos rasgos físicos que los nativos americanos y los africanos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/JNPULMWRPBBSBOJYQ5E5ZZME6Y.jpg

Teniendo en cuenta la equivocación policial que derivó en el tiroteo a un transporte escolar en que resultaron heridas dos niñas, el director de grado del Instituto Superior de Educación Policial (Isepol) fue entrevistado en ABC Cardinal. Se le consultó, entre otras cosas, sobre qué procedimientos policiales se aprenden en la academia y cuáles son los parámetros que se enseñan para identificar a los sospechosos.

Grande fue la sorpresa cuando empezó a hablar de las teorías del italiano Cesare Lombroso (1835-1909), desechadas por falta de rigurosidad científica y consideradas también racistas.

PUBLICIDAD

“Nosotros tenemos una materia que se llama criminalística y nosotros le estudiamos a Lombroso, que habla sobre las facciones del hombre criminal. La expresión no verbal del rostro, del porte, del ser humano. Y eso el señor Lombroso ha escrito su libro después de muchos análisis, después de mucha investigación, de mucho laboratorio” (sic), dijo al aire el comisario Milciades Ocampo.

Cesare Lombroso es considerado el padre de la criminología (no la criminalística, como dijo el comisario) y se lo estudia en un contexto histórico, no científico, pues se descartaron sus teorías. Fue un médico que entrevistó a criminales del siglo XIX y llegó a la conclusión de que los delincuentes no se convierten en delincuentes, sino que nacen así. Son biológicamente criminales y se los puede reconocer por sus “rasgos de animalidad”.

Por ejemplo, afirmó que los homicidas tenían pómulos anchos, pelo crespo y oscuro, poca barba, grandes colmillos; los ladrones tenían nariz aplastada; los violadores, labios y párpados hinchados; etc. El problema fue que las características físicas que delataban a los criminales eran los mismos rasgos que tenían los negros africanos, los nativos americanos y los asiáticos. Sus hipótesis fueron desacreditadas, pero dieron inicio a las investigaciones en el campo de la criminología, que estudia las causas de la conducta delictiva del ser humano.

“A prima facie nosotros podemos sentir de que a una persona le tenemos que investigar. (…) Yo creo el policía tiene la capacidad de presentir su actitud o su porte sospechoso”, respondió al consultarle si se basan en las teorías lombrosianas a la hora de identificar a sospechosos.

“Por supuesto, eso se siente adentro. Pero mientras que no haya semiplenaprueba nosotros no tenemos derecho de violentar la tranquilidad del ciudadano; tenemos que profundizar la investigación y una vez que tengamos todas las evidencias que nos puedan justificar nuestro procedimiento, ahí nosotros comenzamos a actuar”, afirmó.

Al objetarle que las teorías de Lombroso son del siglo XIX y que los errores de la Policía también pueden tener su base en la formación que reciben en la academia, afirmó que por las fallas de algunos policías no se puede juzgar a la Isepol.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD