Capítulo 01 - ¿Fue Paraguay una potencia?

Mirar al pasado puede darnos la oportunidad de conocernos mejor a nosotros mismos, como individuos, como sociedad. Sin embargo, la historia que conocemos de nuestro país está plagada de falsedades creadas por diferentes motivos, la mayoría de las veces en la persecución de algún objetivo político, de alguna pretensión artística, y a menudo también a causa del error accidental e inocente de algún historiador, que se repiten una y otra vez hasta convertirse en mitos populares.

Ecos del pasado
Ecos del pasado

Por eso, con este espacio, a través de una serie de podcasts, a la que llamamos Ecos del Pasado, vamos a hablarte sobre alguno de los mitos más difundidos de nuestra rica y heroica historia.

La pregunta que queremos responder en esta oportunidad: ¿Fue Paraguay alguna vez una potencia? ¿Un país tan desarrollado, que despertaba la envidia o el temor de sus vecinos?

Escuchá el podcast acá:

PUBLICIDAD

Las razones para hacernos esta pregunta las encontramos en el período que abarca desde comienzos de la década de 1850, gobierno de don Carlos Antonio López, y el inicio de la Guerra de la Triple Alianza, en 1864. Durante esos años, Paraguay tuvo un desarrollo importante, con algunas innovaciones y obras que no se habían visto en el país hasta entonces. En Ybycuí se construyó una fundición de hierro, la primera de carácter industrial del país. Además, se dispuso la construcción de un arsenal, cerca del puerto de Asunción, que también trabajó con hierro y sirvió como un importante complemento para el astillero, que fabricó los primeros barcos paraguayos que surcaron las aguas del océano Atlántico buscando los mercados europeos.

Paraguay tenía su propio ferrocarril, tenía un sistema de telégrafo, y cientos de técnicos y profesionales europeos fueron contratados para modernizar el país. Con todo esto, se pudo notar un impulso único en el ámbito educativo. Por último, las mejoras también se dieron en el aspecto edilicio. La mayoría de los edificios históricos más emblemáticos de Asunción son de esa época. Por citar algunos ejemplos, los templos de la Recoleta, la Trinidad y la Catedral, la estación central del ferrocarril y el Cabildo.

PUBLICIDAD
Catedral de Asunción

¿Pero... todo esto hacía que Paraguay sea una potencia? La respuesta es no. Los números nos permiten concluir que nuestro país no era una potencia ni estaba cerca de serlo, lo que no quiere decir que los avances que se dieron en esos años no hayan sido importantes, pues esos adelantos en un país pequeño y mediterráneo, tuvieron su mérito propio. Nuestra respuesta, estamos seguros genera alguna decepción, o incluso enojo. Pero la historia no debe estudiarse para tener un cuento que nos agrade, sino para entender lo que realmente pasó, y escuchar de manera fiel, los Ecos del Pasado.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD