Críticas reguladas

La movilización de camioneros que se viene realizando en diversos puntos del país desde hace algunas semanas ha generado todo tipo de debates, desde lo jurídico hasta la forma de manifestación de los trabajadores del volante. Si bien hay mucho que decir sobre esta cuestión principal, esta vez, en la semana que debe celebrarse el Día del Periodista Paraguayo, me permitiré abordar sobre otra arista.

Muchos de los periodistas, incluyendo al cual pertenezco, se han mostrado con una fuerte postura crítica hacia la forma de manifestación de los camioneros: cerrando rutas. Sobre estas críticas me han llegado varias sugerencias desde varios ámbitos e incluso de otros colegas: ‘deben regular su críticas’, ‘tienen que decir a los colegas que no pueden criticar de esa forma porque se les va a linchar’, fueron algunas de las recomendaciones.

Esas “recomendaciones” me hicieron pensar que llegamos a un punto tan peligroso que creemos que debemos regular nuestras expresiones porque puede no gustarle a la otra persona o porque puede hacer que la otra persona se ofenda tanto que atente contra uno mismo o contra tus colegas. Y esto es sencillamente inadmisible.

La libertad de expresión es un derecho consagrado en el artículo en la Declaración Universal de Derechos Humanos, y está refrendado por varios países y replicado en varias declaraciones internacionales. Pero, más allá de este ropaje legal, no se puede coartar la libertad de cada persona de decir libremente lo que piensa, de criticar abiertamente sobre cualquier cosa sin que eso implique de que podría ser agredido por eso.

Claro está que esa libertad trae consigo una gran responsabilidad; si una persona se siente dañada o perjudicada, pues que acuda donde corresponda pero bajo ningún sentido se puede instalar el miedo a la agresión para coartar esta libertad de expresión o para censurar previamente la opinión de una persona.

Ninguna persona debe sentirse insegura a la hora de expresar sus críticas de la forma que mejor le parezca. Nunca pediría a una persona y mucho menos a un colega periodista que “regule” sus críticas bajo ningún pretexto.

La libertad de expresión es fundamental para el afianzamiento de la democracia y por lo tanto debemos cuidarla y defenderla siempre. Esta semana del Día del Periodista Paraguayo enaltezcamos la importancia de la libertad de expresión, no solo de los trabajadores de prensa sino de cada uno de los paraguayos que muchos años se vieron obligados a mantener la boca cerrada.

tereza.fretez@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.