Al interpretar los sueños, viajamos a lo profundo del inconsciente

Con pesadillas y sueños agradables, nuestro inconsciente revela imágenes que la mente guarda. Según el psicoanalista Mario Torres, que sigue la teoría de Sigmund Freud, estas escenas pueden tener sentido a medida que se interpretan sus simbolismos.

Con pesadillas y sueños agradables, nuestro inconsciente revela imágenes que la mente guarda.
Con pesadillas y sueños agradables, nuestro inconsciente revela imágenes que la mente guarda.

Los sueños son las imágenes y escenas que se representan en nuestra mente cuando estamos dormidos; algunas de estas películas que se muestran a lo largo de nuestro descanso tienden a ser olvidadas y otras, posiblemente, marcan nuestra vida debido a su contenido. Seguramente, más de una vez nos hemos preguntado cuál es el significado que pueden tener las revelaciones ocurridas mientras nos encontramos en el reposo necesario.

Sigmud Freud, considerado el padre de la psicología moderna y la introspección, fue uno de los primeros en preguntarse e investigar sobre el significado de sus propios sueños, desde una perspectiva científica. Freud marcó un capítulo más en la historia del estudio de la mente al publicar “La interpretación de los sueños”, en 1899.

El psicoanalista Mario Torres relata que “antes de los descubrimientos de Freud sobre la estructura de la mente, los sueños eran considerados como una manera de averiguar el destino que uno tendría en el futuro”. Por otra parte, el profesional explica que muchos de nuestros sentimientos y emociones yacen olvidados en el inconsciente, el cual se diferencia del preconsciente porque este último representa la información que sí podemos recordar con solo un poco de esfuerzo.

PUBLICIDAD

Si un niño pequeño presencia la partida de su madre o una enfermedad del padre, seguramente grabará en su inconsciente algunas imágenes de lo sucedido, según afirma el psicoanalista. Asimismo, son estas situaciones profundas, escenarios de angustia e hipótesis no resueltas las que pueden presentarse en nuestros sueños, a través de deformaciones y simbolismos.

Torres da un ejemplo: “un hombre sueña que está en el campo, ve árboles grandes y que está tomando de un biberón”; cuando la persona indaga con un psicoanalista, recordará que estuvo en el Jardín Botánico, que vio animales feroces y que allí estaba una etnia en la cual las mujeres andan con el pecho descubierto. En ese sentido, por ejemplo, el biberón guarda relación con el seno que se observó y, probablemente, toda esta serie de factores se presenten en el sueño por algún problema al tomar leche del pecho materno, en los primeros años de vida del sujeto.

“Las pesadillas suceden cuando el individuo sueña con inminencias o catástrofes y despierta con sudoración y nerviosismo”, comenta el psicoanalista. Mario argumenta que estos sueños “se presentan cuando los aspectos del inconsciente están a un roce de saltar a la consciencia, sumando la prohibición interna del sujeto a que esto suceda”.

Torres expresa que únicamente al decodificar y darle sentido a los sueños, uno puede ir superando lo que el inconsciente quiere decir. El psicoanalista recomienda hablar de estos temas con la familia y con los amigos porque, al fin y al cabo, “nadie está exento de sueños ni de traumas”.

Por Eliseo Báez (17 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD