Resuelven crimen de prestamista con las detenciones de tres chacariteños

El brutal asesinato de una mujer en San Lorenzo quedó esclarecido hoy con la captura de la supuesta ideóloga y del otro supuesto autor material. El objetivo de la banda era robar 10 kilos de oro. La víctima murió asfixiada al sufrir un ataque de pánico.

Gilda Aguilera, asesinada. Perla Soraya Pianderi Gaona, capturada. Marco Daniel Cane Alcaraz, detenido. Carlos Alberto Medina Acevedo, arrestado.
Gilda Aguilera, asesinada. Perla Soraya Pianderi Gaona, capturada. Marco Daniel Cane Alcaraz, detenido. Carlos Alberto Medina Acevedo, arrestado.

El crimen que quedó resuelto es el de Gilda Aguilera de Mora, de 61 años, quien era una prestamista que vivía sola en su casa situada en la avenida Defensores del Chaco casi Mario Meyer del centro de San Lorenzo.

La mujer fue asesinada el sábado 19 de noviembre pasado y su cuerpo encontrado 48 horas después, es decir, el lunes 21 de noviembre.

La víctima estaba atada de pies y manos y con signos de golpe, aunque después se corroboró que murió asfixiada aparentemente al sufrir un ataque de pánico cuando fue reducida por los criminales.

La investigación fue dirigida por el fiscal de San Lorenzo, Christian Ramón Roig Escandriolo, y practicada por policías de Investigaciones de Central, aunque con apoyo de Homicidios de Asunción.

Secuencia de arrestos por el crimen de la prestamista

Dos días después del hallazgo del cuerpo, agentes de Homicidios atraparon en la Chacarita a uno de los supuestos autores materiales, Marco Daniel Cane Alcaraz, de 27 años, dueño del automóvil Toyota Vitz negro en el que llegaron a la casa de la víctima, tal como se ve en grabaciones de circuito cerrado.

Marco Cane delató entonces a la supuesta organizadora del atraco, quien resultó ser su excuñada y también chacariteña Perla Soraya Pianderi Gaona, de 37 años.

Esta última registra varias detenciones y fue la mujer del famoso asaltante Jonhny Alexander Martínez Segovia, eliminado en 2010 al comandar un asalto justamente en San Lorenzo, pero cuyo cuerpo fue abandonado por sus cómplices en el hospital Lacimet de Asunción.

Perla Soraya fue arrestada hoy a la mañana en las inmediaciones del Palacio de Justicia de Asunción, tras lo cual también reveló el nombre del otro supuesto autor material, Carlos Alberto Medina Acevedo, de 35 años, igualmente chacariteño.

Este, por su lado, se entregó en la Fiscalía de San Lorenzo también hoy cuando se enteró de la detención de Perla Soraya Pianderi, a la que complicó aún más al mencionar que ella lo contactó para el “trabajo”.

Según los datos, el crimen de la prestamista habría sido planeado por Perla Soraya Pianderi, quien a su vez conocía a la víctima Gilda Aguilera de Mora, ya que supuestamente le hacía trabajos como “espiritista”.

Aparentemente, Perla Soraya Pianderi convenció a su excuñado Marco Daniel Cane para ejecutar el robo, ya que supuestamente la víctima tenía 10 kilos de oro.

La propia Perla Soraya Pianderi incluyó en el equipo a Carlos Alberto Medina, según reconoció este último.

Como inquilino

Como Perla Soraya sabía que la señora Gilda tenía dos piezas disponibles para alquilar en su casa, Carlos Alberto Medina fue enviado como un interesado en rentar una de las habitaciones.

Ese sábado, Carlos Alberto Medina ingresó tranquilamente a la casa a las 16:17, inmediatamente después de que la dueña llegara al lugar en su camioneta Hyundai Tucson, de color negro.

Medina se instaló en la vivienda como inquilino y esa misma noche, cuando la dueña de casa ya estaba recostada, llamó a su cómplice Marco Daniel Cane, quien ingresó a la propiedad a las 21:09, según se nota en los videos del caso.

Los chacariteños Carlos Alberto Medina y Marco Daniel Cane redujeron a golpes a la señora y cuando la estaban atando de pies y manos esta supuestamente se cayó y se golpeó.

Inmediatamente después, la víctima experimentó un ataque de pánico que le dificultó respirar, por lo que Carlos Alberto Medina supuestamente quiso darle respiración boca a boca, pero Marco Daniel Cane le habría dicho que no lo hiciera porque quedaría su saliva dentro de la víctima y podrían ser pillados.

Entonces, los dos hombres la dejaron sin auxilio y escaparon en su camioneta, a las 22:37, sin hallar los 10 kilos de oro que buscaban.

El rodado de la víctima fue abandonado en la misma ciudad.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.