Un cónsul honorario casi remató Paraguay; otro “bello” vendía títulos

Dos magníficas pruebas de las prerrogativas de las que gozan los cónsules honorarios fueron el alemán Hans Hermann Weyer, alias el Bello Cónsul y el argentino-uruguayo conocido como Gustavo Gramont Berres, Cónsul honorario de Paraguay en Suiza y luego embajador Itinerante. El uno admiraba al nazismo y vendía títulos nobiliarios, universitarios y títulos de tierras inexistentes. El segundo contrajo un préstamo multimillonario y puso al Paraguay como garantía; una fortuna gastó el país para liberarse de feroces demandas que pusieron en riesgo todas nuestras reservas internacionales por más de una década.

Hans Hermann Weyer, acusado en su país de estafa, falsificación de documentos y evasión.
Hans Hermann Weyer, acusado en su país de estafa, falsificación de documentos y evasión.

Todos pensaron que se llamaba Gustavo Gramont Berres, un argentino-uruguayo, nacido en Peguajó en 1930. El hombre logró llegar a la médula del stronismo al casarse con una de las sobrinas favoritas de Stroessner y lo nombraronCónsul Honorario en Ginebra en 1979 sin saber que en realidad mentía en todo. Se llamaba Benjamín Levy Avzarradel en Argentina, se llamaba Alejandro Catek en Uruguay y ya venía de cometer varias estafas, inclusive violación y estupro.

Entre 1986 y 1987 pidió en nombre del Paraguay un préstamo de 85 millones de US$, que fue otorgado por el Overland Trust Bank de Ginebra. Cuando este banco se iba a liquidar, vendió la deuda a nueve bancos, varios de los cuales demandaron a nuestro país cuando Paraguay se negó a reconocer la deuda. La demanda se inició en Suiza y le costó una fortuna al Paraguay la defensa jurídica hasta que en la época del Procurador Roberto Moreno Rodríguez Alcalá, en marzo del 2017, Paraguay finalmente ganó el caso. Hoy día, el préstamo hecho por Gustavo, o por Benjamín, equivaldría a unos USS 700 millones.

El caso arriesgó las reservas internacionales del país que debieron precautelarse con bajas colocaciones en la banca internacional. Durante unos 12 años el Paraguay no pudo generar intereses importantes. Gramont Berres fue extraditado al Paraguay, su pena llegó a ser reducida a 7 años, luego fue extraditado nuevamente a Suiza donde lo dejaron libre de culpa y pena por el tiempo que ya había compurgado en Paraguay.

Hans Hermann Weyer, un “bello cónsul”

El miércoles 6 de mayo de 1981 la sociedad asuncena se estremeció con una noticia aparecida en la página 28 de ABC Color: Alemania pedía la extradición del alemán Hans Hermann Weyer, acusado en su país por estafa, falsificación de documentos y evasión de impuestos. Según la denuncia, el entonces llamado “Bello Cónsul” que se movía como pez en el agua en la alta sociedad asuncena, había estado vendiendo títulos universitarios y hasta de nobleza. Había estado preso en Alemania, pagó una fianza de 1.500.000 marcos y luego huyó hasta llegar en 1980 al Paraguay, vía Pedro Juan Caballero.

El entonces Fiscal General del Estado, Clotildo Jiménez, rechazó la extradición del hombre, protegido de Alfredo Stroessner. El “Bello Cónsul” tenía una oficina sobre la Avenida España donde colgaba cuadros con la imagen de Alfredo Stroessner, condecoraciones nazis, se sacaba fotos con vehículos lujosos de alta gama y le gustaba posar al lado de bellas señoritas. Un vehículo Volkswagen Brasilia con el escudo de “Bello Cónsul” era habitual en su garaje.

El 6 de mayo del ‘81 llegó a decir en conferencia de prensa que era perseguido por ser “ahijado del Mariscal Goering” (criminal de guerra nazi) y por su fama de “playboy internacional”, según se publicó en nuestro diario el 7 de mayo del ‘81. El hombre reconoció en esa conferencia que “intermedió” más de 350 títulos honoris causa y que el 86% de los círculos de la alta sociedad europea, supuestamente, lo conocían. Fue cónsul honorario de Bolivia en Alemania también, según el mismo.

Weyer llegó a decir que fundó un partido político para las elecciones parlamentarias en Alemania, y que muchas mujeres habían votado por él. El domingo 20 de marzo de 1983, dos años después de que Alemania lo hubiera solicitado, el “Bello Cónsul” y su secretaria terminaron detenidos por la policía y remitidos a la Penitenciaría de Tacumbú y al Buen Pastor. En mayo, fueron enviados nuevamente a sus casas con prisión domiciliaria.

Una nota de dos páginas firmada por la colega Nila López (+) lo reflejaba de cuerpo entero y apareció en nuestro diario el 27 de marzo de 1983. En la nota, el hombre se autodefinía como “Vendedor de Consulados y padre soltero por falta de tiempo”.

Paraguay tiene 63 cónsules honorarios

Los Cónsules Honorarios gozan de un montón de prerrogativas, de acuerdo a la Convención de Viena de abril de 1963 que se utiliza mundialmente como marco de funcionamiento. Los privilegios arrancan con los pasaportes diplomáticos libres de controles aduaneros, de seguridad y a veces hasta migratorios; las valijas diplomáticas que están liberadas de controles, exenciones fiscales e impositivas locales e internacionales, inmunidad diplomática en las sedes que den como direcciones físicas de sus oficinas y un sinnúmero de garantías más. No pueden ser allanados sin órdenes especiales ni su correspondencia puede ser vigilada.

Actualmente, según la ley 6935/2022, del 15 de julio de este año, es el Presidente de la República quien designará cónsules honorarios, a propuesta de misiones diplomáticas o consulados generales. Se ajustarán a reglamentos y directivas que dicte la Cancillería y “no podrán en ninguna circunstancia actuar como oficiales públicos, ni visar, otorgar o revalidar pasaportes”.

El Canciller Julio César Arriola dijo ayer a nuestro diario en una respuesta por escrito que están trabajando para ajustar las normas a lo dispuesto por la citada ley en su artículo 56, inciso C.

Cónsules no están en el listado oficial

Según Cancillería, Paraguay tiene 63 cónsules honorarios (hombres y mujeres) en varias partes del mundo. Sin embargo, nuestro diario halló casi una DECENA más que figuran en distintas publicaciones con el rango diplomático, pero sus nombres no están en el listado oficial: Ricardo Benítez Paredes aparece como Cónsul Honorario de Paraguay en La Plata (Argentina); Corina Lazarou aparece como Consulesa Honoraria en Grecia (Silvana Abdo la mencionó en el 2018).

Tampoco aparece en el listado Humberto M. León de la Garza quien aparece como Cónsul Honorario en Monterrey (México), o Moataz Al-Khatib quien en algún momento figuró como Cónsul Honorario de Paraguay en Siria.

Piet Van Vainberge figuraba como Cónsul Honorario de Paraguay para Países Bajos, ahora figura Titia María Van Wayenberge, Consulesa Honoraria para Dilbeek, Región de Flandes (Reino de Bélgica). Públicamente seguía figurando el exCónsul Honorario en Ginebra Gustavo Gramont Berres.

En publicaciones también aparece como Cónsul Honorario de Paraguay en Castilla La Mancha, Juan Modesto Cebrián y como Cónsul Honorario de Paraguay en San Petersburgo, Mikhail Blaivas. Como Cónsul Honorario de Paraguay en Suiza también aparece Michel Ditishein y Cónsul Honorario de Paraguay en Italia Rino Mastrotto. Ninguno de los nombres arriba citados figura en el listado oficial de Cancillería.

Diplomacia en las sombras

Diplomacia en las sombras, #ShadowDiplomats, es una investigación internacional encabezada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y ProPublica (sala de redacción de periodismo de investigación en Nueva York).

Unos 160 periodistas de 59 medios de comunicación en 46 países del mundo están trabajando en el proyecto donde también aparece Paraguay.

Mañana: Más casos de Cónsules honorarios. El listado.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.