29 de noviembre de 2022

asteroide

Un asteroide clasificado como NEO, objetos próximos a la Tierra, y como PHA, potencialmente peligroso, vuelve a pasar “cerca” -en términos astronómicos- de la Tierra, pero todavía muy lejos para que exista peligro: su máxima aproximación será mañana a las 18:26 GMT, a una distancia de 2,3 millones de kilómetros.
Ilustración de la nave espacial DART de la NASA y del microsatélite LICIACube de la Agencia Espacial Italiana (ASI) antes del impacto en el sistema binario Didymos. DART es una "misión histórica que busca enseñarnos a desviar asteroides con un método relativamente sencillo y aplicable a asteroides de dimensiones que pensamos que podrían suponer un peligro a relativamente corto plazo", dice el investigador del Instituto de Ciencias del Espacio del español Consejo Superior de Investigaciones Científica (CSIC). (EFE/NASA)
Dimorphos justo antes de que el Double Asteroid Redirection Test (DART) impactara contra el asteroide. Así lo vieron desde los cuarteles centrales de la NASA, como se ve a la izquierda de la foto, abajo.
La NASA intentará este lunes algo que nunca antes se había hecho: desviar la trayectoria de un asteroide estrellando contra él una nave kamikaze, en una prueba de “defensa planetaria” que debería permitir proteger mejor a la Tierra de una eventual amenaza futura.
Ilustración de cómo sería el choque de la nave kamikaze de la NASA con el asteroide, esta noche. (NASA/EFE/EPA)
El equipo que ha investigado las muestras del remoto asteroide Ryugu encontró agua carbonatada con sales y materia orgánica en su interior, un hallazgo que, dicen, apoyaría la hipótesis de que la vida llegó a nuestro planeta desde el espacio.
Descubierto en 1994 por los científicos de la NASA, el asteroide se mueve a 47.344 millas por hora (76.192 km/h), de acuerdo al Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, la división de la agencia aeroespacial que rastrea cometas y asteroides que podrían colisionar con el planeta.
Gráfico sobre la misión DART de la NASA, que pretende estrellar una pequeña nave espacial contra un mini-asteroide para cambiar su trayectoria, como prueba para cualquier asteroide potencialmente peligroso en el futuro - AFP / AFP
El acercamiento de un asteroide permitirá que los astrónomos estudien más de cerca este objeto celeste.
Asteroides